Imprimir esta página

Cristo vive, ¡qué gran noticia!

Escrito por  |

Experiencia salesiana en Jérez del Marquesado, Cogollos y Albuñan

¿Sabéis?, el fin de semana del 26 y 27 de abril ocurrió algo genial. Seguro que os estáis preguntando el qué, pues esa noche personas de todo el mundo y por todo el mundo celebramos la VIDA, celebramos que Jesús, al que días antes vimos muerto en la cruz, está vivo. ¡Sí, está vivo!

Esa experiencia la vivimos también en un pequeño pueblo de la Diócesis de Guadix, Jérez del Marquesado, un grupo de personas (3 familias, 2 sacerdotes, dos religiosas) que desde el Jueves Santo compartimos la vida.

Durante los tres días del triduo pascual juntos recorrimos cuatro pueblos de la zona (Lanteira, Albuñán, Cogollos y Jérez) colaborando o animando las celebraciones litúrgicas. El párroco de Jérez, D. José María, organizaba un poco todo y con él preparábamos cada momento. ¡No creáis que todo fue trabajo! También tuvimos nuestro tiempo de relax haciendo una ruta de senderismo, desde un pueblo a otro, el sábado por la mañana.

Compartimos la vida con personas pertenecientes a otros grupos cristianos, con gente sencilla del pueblo con las que nos sentimos en familia: maravillosa la disponibilidad y la generosidad de la gente, cómo abrían sus casas y sus vidas y compartían su historia. Disfrutamos mucho charlando después de las comidas sobre nuestra fe, sobre cómo vivimos nuestra fe y compromiso cristiano, cada uno desde su vocación. Realmente, ha sido una experiencia muy rica de Iglesia.

El domingo por la noche sentimos que a pesar de la muerte que hay en cada uno de nosotros y en nuestro mundo, nuestras cobardías, miedos, excusas…. Dios nos llena de Vida y nos llena tanto, de tanta alegría, que sentimos que no nos podemos callar.

Sentimos que tenemos que decir a los demás que ¡Cristo vive!, que Cristo resucitado da sentido a nuestra vida y nos impulsa a anunciar a todos la Buena Noticia del Evangelio, que es alegría, compromiso, felicidad. Pues para esto ha muerto y ha resucitado Cristo, “para que todos tengan Vida y la tengan en Abundancia” (Jn 10,10).

¡Damos gracias a Dios por esta experiencia vivida y seguimos pidiéndole su Espíritu Santo para que nos haga auténticos testigos del evangelio de la Alegría!

María José Silva Muro, Religiosa Salesiana