Cáritas celebró la Jornada por un Trabajo Decente

 

Un año más, Cáritas de la diócesis de Guadix ha invitado a celebrar la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Fue el sábado 7 de octubre, en toda España y, por tanto, también en la diócesis accitana. Se trata de una jornada que quiere concienciar y ayudar a transformar nuestra sociedad. Y, cómo no, también invita a rezar por quienes sufren precariedad en su trabajo. Así se hizo ayer sábado y se hará este domingo, en las parroquias.

Como todos los años, en este día se hizo público un manifiesto, que se puede descargar aquí, y que trata de avanzar en la necesaria concienciación. Este manifiesto, que lleva por título “Un trabajo decente tiene que ser un trabajo”, recuerda que el trabajo es siempre un “medio imprescindible para el reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas” y nunca “un castigo para las personas”. Por ello, lamenta que muchas veces algunos puestos de trabajo estén planteados “exclusivamente desde el punto de vista económico y no desde la perspectiva humana”.

La situación de precariedad que sufren muchas personas trabajadoras es una de las causas del aumento de la siniestralidad. De ahí que se subraye que la falta de seguridad en los lugares de trabajo es “especialmente preocupante en los empleos feminizados” (limpieza, cuidados, enfermería…), ya que, “son numerosos los casos de cargas esqueleto-musculares, así como los problemas de salud mental”.

El bienestar mental -señala el manifiesto- se ha convertido, según revela un estudio de ESADE, en “una de las causas prioritarias a la hora de abandonar un puesto de trabajo, seguida de la búsqueda de mejora de condiciones y las mayores posibilidades de conciliación”.

Por todo esto, los movimientos promotores de Iglesia por un Trabajo Decente, impulsora de esta Jornada, , reclaman al Gobierno y a los agentes socioeconómicos “un trabajo en el que no sufra la salud” de las personas trabajadoras. “Exigimos, junto a otros colectivos de trabajadores, la implantación y el cumplimiento de los medios de prevención de riesgos laborales que defiendan la vida de los trabajadores”, señala en el manifiesto. Finalmente, se pide a las Instituciones y Administraciones un compromiso de promoción del trabajo decente que evite la exclusión y la precariedad.