Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

HOMILÍA EN EL JUEVES SANTO
DE LA CENA DEL SEÑOR

Guadix, 13 de abril de 2017.

Es difícil definir el amor, diría que es casi imposible. Vemos sus obras, contemplamos sus manifestaciones, pero el amor es siempre más. Es el misterio que sustenta y da sentido a la vida del hombre. Ya lo dijo San Pablo, “si no tengo amor no soy nada (..) de nada me sirve”. El amor es una realidad para gustar y no para entender, porque las razones del amor, si las hubiera, son un misterio. San Juan de Ávila comienza su tratado sobre el Amor de Dios reconociendo que “Más mueve el corazón a amar que los beneficios; porque el que hace a otro beneficio, dale algo de lo que tiene; mas el que ama, da a sí mesmo con todo lo que tiene, sin que le quede nada por dar” (n.1). La esencia y la grandeza del amor no está en dar, sino en darse. Por eso, San Ignacio, en la contemplación para alcanzar amor de sus Ejercicios Espirituales, dice: “El amor se debe poner más en las obras que en las palabras”.

Todavía, después de 2000 años, y sin excluir a los cristianos, nos sigue pareciendo desconcertante el modo que tiene Dios para expresarnos su amor. Si nos paramos a pensar en lo que celebramos en Semana Santa, hemos de reconocer que estamos ante unos hechos francamente “fuertes”. La muerte de un justo, que asume voluntariamente su destino-condena, en obediencia al plan de su Padre. Y en un escenario donde todo es confuso y complicado; donde los acontecimientos se precipitan sin saber realmente quien los lleva adelante. La búsqueda de culpables que se ha hecho a lo largo de la historia siempre ha sido injusta, y hasta trágica. La pasión de Cristo, en definitiva, es un plan bien trazado; me atrevería a decir, teológicamente bien trazado.

Todavía, después de 2000 años, y sin excluir a los cristianos, nos sigue pareciendo desconcertante el modo que tiene Dios para expresarnos su amor. Si nos paramos a pensar en lo que celebramos en Semana Santa, hemos de reconocer que estamos ante unos hechos francamente “fuertes”. La muerte de un justo, que asume voluntariamente su destino-condena, en obediencia al plan de su Padre. Y en un escenario donde todo es confuso y complicado; donde los acontecimientos se precipitan sin saber realmente quien los lleva adelante. La búsqueda de culpables que se ha hecho a lo largo de la historia siempre ha sido injusta, y hasta trágica. La pasión de Cristo, en definitiva, es un plan bien trazado; me atrevería a decir, teológicamente bien trazado.

Las celebraciones de la catedral de Guadix en Semana Santa van a ser retransmitidas en directo a través de Internet. Será en servicio de streaming y se  podrán ver en el ordenador, en las tabletas, en teléfonos móviles y en las televisiones que sean Smart Tv.

Mons. Ginés García  bendijo los Óleos y consagró el Crisma, animó a los sacerdotes a vivir en santidad y renovó su adhesión al Papa Francisco, sucesor de Pedro

El Consejo Diocesano de Cáritas, presidido por nuestro Obispo D. Ginés, decidió que, como objetivo del “Año de la Misericordia”, Cáritas Diocesana volcara sus esfuerzos en luchar contra el desempleo juvenil.
Durante la Visita 'Ad Limina Apostolarum' de nuestros Obispos, al Santo Padre, éste se mostró especialmente sensible, ya que la situación que atraviesa la juventud de Andalucía derivada de la falta de oportunidades para entrar en el mercado laboral les puede llevar a la desesperación. El Papa Francisco pidió, a los Obispos, que estuvieran al lado de nuestros jóvenes.

HOMILÍA EN LA MISA CRISMAL
MARTES SANTO

Guadix, 11 de abril de 2017

Convocados por el Señor, nos reunimos esta mañana, en asamblea litúrgica. La Eucaristía es la manifestación más plena de la Iglesia, y la Misa Crismal, el momento en que esta realidad se hace especialmente visible. El Obispo rodeado por su presbiterio, con la participación del entero Pueblo de Dios –manifestado en las distintas vocaciones y estado de vida cristiana- hacen presente a la Iglesia, que ofrece al Padre el sacrificio de su Hijo, Jesucristo, como alabanza a su gloria y salvación para todos los hombres.

HOMILÍA EN EL DOMINGO DE RAMOS
EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

Guadix, 9 de abril de 2017

Como la multitud en Jerusalén, hoy también nosotros acompañamos a Cristo en su camino hacia la cruz. Jesús entra en Jerusalén; como los profetas, viene a realizar en la Ciudad Santa su anuncio definitivo, el que ha quedado sellado con la entrega de la propia vida. Viene a mostrar el verdadero rostro de Dios.

La entrada en Jerusalén es el comienzo de la revelación definitiva del Dios que Jesús ha mostrado en su palabra y en sus signos durante los últimos tres intensos años. La gente ahora lo aclama, pero no lo entiende. Su imagen de Dios no es la de Jesús. Lo aclaman como rey, pero Él entra humilde sobre una borrica. Viene a llevar a plenitud su misión, a dar cumplimiento a las Escrituras santas.

La Misa Crismal se celebra el Martes Santo, a las 12 de la mañana, en la catedral accitana. Una celebración muy especial a la que estamos invitados todos

 Este martes 10 de abril, martes santo, la catedral accitana acoge la celebración de la Misa Crismal. Será a las 12 de la mañana, concelebrarán todos los sacerdotes de la diócesis y estará presidida por el Obispo, Mons. Ginés García. Se trata de una celebración singular, a la que pueden asistir los fieles que quieran. De hecho, vendrán de diferentes pueblos de la diócesis a participar en una Misa de la que saldrá una procesión de óleos desde la catedral hasta las parroquias, para la administración de los Sacramentos.

Las Hermandades y Cofradías de la diócesis de Guadix relacionadas con la Semana Santa viven los días más esperados del año. Llevan ya semanas preparando los pasos, las imágenes, el desfile procesional, los cultos a los titulares de la hermandad,… Y en estos días de Semana Santa, todos esos preparativos culminan con los cultos y las procesiones, que llenan de colores y olores nuestras calles y, sobre todo, de emociones y fe los corazones. Son días intensos para los cristianos: para todos, porque celebramos el misterio de nuestra salvación, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor; y para los cofrades, porque por fin pueden expresar todo lo vivido y esperado  durante el año.