Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

 

Cuaresma en el Corazón de Cristo

En el año Jubilar de San José

Carta pastoral de Mons. FRANCISCO JESÚS OROZCO MENGÍBAR, obispo de GUADIX

Curso 2020-2021. GUADIX, Cuaresma 2021

La cuaresma nos lleva hasta el Corazón de Cristo. Este tiempo de conversión, de oración, ayuno y limosna, nos quiere ayudar a seguir viviendo la presencia del Señor en la historia de nuestros días y a celebrarlo en el año litúrgico que iniciábamos en el tiempo de adviento. Es una oportunidad preciosa para vivir los grandes misterios de nuestra salvación en Cristo, de la mano de la Iglesia.

Será en un encuentro virtual gratuito, pero para el que es necesario inscribirse

Un año después de la celebración del Congreso de Laicos, el trabajo por parte de las diócesis, movimientos y asociaciones laicales, ha sido incansable promoviendo e impulsando el poscongreso entre sus realidades. Por ello la Comisión Episcopal de Laicos, Familia y Vida de la CEE organiza un encuentro virtual con el título “Revivir el Congreso para reavivar el proceso” para el viernes 19 de febrero.

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, presidió el funeral por el eterno descanso del sacerdote José Gómez Jiménez, de 87 años de edad, el sábado 13 de febrero, en la capilla del cementerio de San José, de Granada.
Las restricciones de aforo por el COVID-19 limitaron la asistencia tanto de sacerdotes concelebrantes como de familiares, quedando reducida la participación a una representación de la diócesis y a sus sobrinos.

Al comienzo de la Eucaristía, sobre el féretro, tal y como manda el ritual, se le colocó la casulla y el evangeliario, signos del ministerio sacerdotal que tantas veces uso D. José a lo largo de su dilatada vida sacerdotal.

«Mirad, estamos subiendo a Jerusalén…» (Mt 20,18).
Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad.

Queridos hermanos y hermanas:

Cuando Jesús anuncia a sus discípulos su pasión, muerte y resurrección, para cumplir con la voluntad del Padre, les revela el sentido profundo de su misión y los exhorta a asociarse a ella, para la salvación del mundo.

Recorriendo el camino cuaresmal, que nos conducirá a las celebraciones pascuales, recordemos a Aquel que «se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz» (Flp 2,8). En este tiempo de conversión renovemos nuestra fe, saciemos nuestra sed con el “agua viva” de la esperanza y recibamos con el corazón abierto el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo.

Un podcast accitano nos invita a recorrer 5 lugares sagrados de nuestra comarca. Se trata del podcast “Todo va bien, Guadix”, que ofrecen Jesús Javier Pérez y Pilar Molero y que se puede ver aquí. El vídeo subido esta semana, y que se llama así: “De 5 en 5: Los lugares sagrados”, presenta 5 lugares sagrados con gran relevancia en la comarca accitana, cada uno por una razón distinta, pero, en todos, porque son centros en los que se vive la fe con una fuerza especial y desde hace siglos. Hay más, seguro, muchos más, pero ellos han escogido estos 5, bien conocidos por todos: la ermita de San Antón, en Guadix; la ermita del Zalabí, en Exfiliana, y la Virgen de la Cabeza; la Tizná y la parroquia de Jérez del Marquesado; la Ermita Nueva, de Virgen de Gracia; y Face Retama, con San Torcuato. Merecerá la pena visitarlos una vez más, y rezar allí, cuando las circunstancias lo permitan.

 

Mi experiencia en el Congreso de Laicos, celebrado en Madrid en febrero de 2020, fue muy positiva y enriquecedora. Encontrar tanta energía dentro de la iglesia, redescubrir la ilusión de trabajar desde nuestro lugar para el pueblo de Dios, fue un inmenso regalo. Es muy importante recordarnos que dentro de los laicos, personas tan normales y vulgares como yo, hay ingentes dosis de talento, de abnegación, de brillantez...
En mis itinerarios encontré este tipo de personas: en "Salvar el planeta" las iniciativas y propuestas eran infinitas, ilusionantes, no eran palabras vacías o deseos buenistas. Y en "Kerigma en el arte" me maravillé de todo lo que podemos hacer con el extraordinario patrimonio cristiano.

Mi experiencia en el Congreso de Laicos, celebrado en Madrid en febrero de 2020, fue muy positiva y enriquecedora. Encontrar tanta energía dentro de la iglesia, redescubrir la ilusión de trabajar desde nuestro lugar para el pueblo de Dios, fue un inmenso regalo. Es muy importante recordarnos que dentro de los laicos, personas tan normales y vulgares como yo, hay ingentes dosis de talento, de abnegación, de brillantez...
En mis itinerarios encontré este tipo de personas: en "Salvar el planeta" las iniciativas y propuestas eran infinitas, ilusionantes, no eran palabras vacías o deseos buenistas. Y en "Kerigma en el arte" me maravillé de todo lo que podemos hacer con el extraordinario patrimonio cristiano.

 

Nuevamente el Evangelio de Marcos nos transmite el testimonio de otro signo o milagro que Jesús realiza. Una vez más se nos muestra así la llegada del reino de Dios a este mundo terreno, imperfecto, caduco, con presencia del mal y del pecado. Cristo aparece como sanador y libertador, reflejo de la misericordia del Padre que se compadece de cada uno de sus hijos.

Nuevamente el Evangelio de Marcos nos transmite el testimonio de otro signo o milagro que Jesús realiza. Una vez más se nos muestra así la llegada del reino de Dios a este mundo terreno, imperfecto, caduco, con presencia del mal y del pecado. Cristo aparece como sanador y libertador, reflejo de la misericordia del Padre que se compadece de cada uno de sus hijos.

Con motivo de la campaña de Manos Unidas contra el hambre, el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, ha escrito una carta pastoral, que se puede consultar completa aquí. Lleva por nombre el lema de la campaña de Manos Unidas de este año: “Contagia solidaridad para cambiar el mundo”. D. Francisco Jesús dice, entre otras muchas cosas que el hecho de que todos seamos hermanos, porque somos hijos de un mismo Padre Dios, “nos lanza a la verdadera solidaridad para acabar con el hambre”. El lema de este año, dice el obispo “nos invita a interrogarnos sobre nuestra comunión de bienes, a fomentar las actitudes de colaboración que sirvan para frenar el hambre y la pobreza de ciento de millones de personas en el mundo.”