Visita Pastoral a Purullena y Marchal: “su mensaje final ha sido de aliento, de ánimo y de invitación a continuar siendo Iglesia”

La Visita Pastoral de Monseñor Francisco Jesús Orozco a las parroquias de Purullena y Marchal, los días 11 a 13 de noviembre, se ha vivido con intensidad. Comenzó el 11 de noviembre, coincidiendo con la Misa del Patrón, San Martín de Tours. Ese día, además de celebrar la Eucaristía en Purullena, visitó el Ayuntamiento de Marchal y se encontró con los feligreses de esa parroquia.


La jornada del día 12, viernes, comenzó con la visita al ayuntamiento de la Villa Real de Purullena, donde fue recibido por el alcalde, mostrándole las instalaciones, salón de plenos y alcaldía. Tras una conversación cordial, le fue entregado un obsequio y dejó su firma en el Libro de Honor del Ayuntamiento, en el que dejó también un mensaje de esperanza, con el deseo de mutua colaboración en la construcción de nuestra sociedad.
Desde la casa consistorial, acompañado por el párroco y el alcalde, nuestro obispo se dirigió al colegio C.E.I.P. Reina Isabel. Fue recibido en la puerta del centro escolar por el equipo directivo y comenzó la visita por el edificio de infantil. El alumnado lo esperaba con entusiasmo y D. Francisco Jesús no dudó en hacerse niño con todos ellos. Después, conoció las instalaciones del edificio principal, quedando gratamente sorprendido por el funcionamiento del aula matinal y del comedor, así como la instalación del ascensor, que hace posible el acceso al alumnado con problemas de movilidad.
Luego, fue la biblioteca el lugar de encuentro con el alumnado por ciclos, acompañados de sus tutores. Se mostró cercano, amable, y muy contento por el buen estar de todos ellos. Entre los mensajes que les transmitió, les dejó uno especial: “que han de aprender a estar pendientes de los que tenemos a nuestro lado, ser más sociables con los demás y dejar a un lado los videojuegos”. Al terminar, fue obsequiado con un dosier encuadernado de los trabajos realizados por todo el alumnado: dibujos, dedicatorias, preguntas a él, etc.

En la impresión de todos, alumnado y profesorado, quedaba el agrado y el disfrute con la visita de nuestro obispo. Él también se ha ido muy contento y agradecido, y no duda en volver a repetirla algún día. Durante el recreo ha compartido el momento del café con los profesores, que ha servido de despedida.

El periplo ha continuado con la visita al Instituto de Purullena IES Ribera del Fardes. Acompañado, igualmente, del alcalde y del párroco, también se le dispensó una cálida acogida: directora, profesora de religión y algunos otros profesores, brindaron la bienvenida en nombre del centro. De nuevo fue la biblioteca el lugar de encuentro con el alumnado, en tono cordial, que culminó con la entrega de un obsequio.

La tarde del viernes tuvo color y calor de bullicio infantil en el encuentro con niños de catequesis y equipo de catequistas en la parroquia. Un centenar de niños y un equipo de doce catequistas disfrutaron de la celebración de la Eucaristía, con una explicación catequética de la misma por parte de nuestro obispo.

El sábado, 13 de noviembre, continuó y culminó la Visita Pastoral con ritmo intenso. Este día tuvo lugar la visita a algunos enfermos de la parroquia. La cercanía y ternura del padre y pastor hacia los hijos más débiles, por la situación de enfermedad, ancianidad y soledad, ha sido un regalo para todos ellos, que han recibido aliento y esperanza. El encuentro con cada uno de ellos culminaba con la comunión.

La tarde del sábado congregó en la parroquia a los miembros del Consejo Parroquial, en el que están representadas todas las hermandades y agrupaciones de la parroquia; también se sumaron numerosos fieles para participar en esta asamblea. El obispo pudo conocer las distintas realidades de la parroquia de Purullena y a quienes trabajan y colaboran en cada una de ellas: Cáritas, catequistas, comunidades Neocatecumenales, hermandades, economía, liturgia, grupos de limpieza, grupo de costaleras, ministros extraordinarios de la Eucaristía, etc. Fue una tarde intensa, en la que nuestro pastor diocesano pudo constatar una parroquia viva, ilusionada, con abundantes colaboradores y con perspectiva de futuro. Su mensaje final ha sido de aliento, de ánimo y de invitación a continuar siendo Iglesia, sintiendo y viviendo como Iglesia y colaborando en la corresponsabilidad. Así mismo, expresó su gratitud por la cordialidad y afecto con que ha sido recibido y por la participación de los fieles en los distintos actos de la visita. Ese fue su mensaje y despedida, como cierre de estos días intensos de Visita Pastoral.

Andrés Galiano
Párroco de Purullena y Marchal