Semana de confesiones en las parroquias, preparando la Semana Santa

 

Los sacerdotes se multiplican estos días para que pueda haber celebración del sacramento de la Penitencia en todas las parroquias

 

Se acerca la Semana Santa y, en estos últimos días de la Cuaresma, se redoblan los esfuerzos de los párrocos para cumplir con la mejor manera de culminar estos días de Cuaresma y de preparar la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección del señor: celebrar el sacramento del Perdón. En todas las parroquias, estos días se invita a participar de la confesión y se convocan celebraciones de la Penitencia.

La Cuaresma es tiempo de renovación, de conversión, de penitencia, como preparación para la celebración del misterio pascual. Y todo ello se vive de manera singular en el sacramento de la Penitencia. Así, muchos cofrades, además de preparar las túnicas, las velas y las medallas para salir en procesión, se acercan a la confesión para prepararse también por dentro. Sacar brillo al alma, a la propia vida, vale más que todos los brillos de las candelerías. O, como dicen algunos cofrades, que esos brillos de los dorados de los tronos expresen el deseo de brillar también como personas, como cristianos.

En las parroquias también se convocan celebraciones de la Penitencia, para facilitar la confesión de los fieles. En todas habrá oportunidad para confesar en esta semana previa a la Semana Santa. Los sacerdotes redoblan sus esfuerzos y se organizan para ayudarse unos a otros y para facilitar la confesión en esas celebraciones.

Sirva como muestra el arciprestazgo del Fardes-Montes, donde sus 9 sacerdotes se han organizado en dos grupos para hacerse presentes en cada una de las parroquias. De esta manera, este lunes, habrá confesiones en Lugros, Beas de Guadix y Polícar, y en Graena y los Baños. El miércoles 20 de marzo, habrá tres grupos de sacerdotes confesando: uno en La Peza, otro en Moreda y Laborcillas y otro en Fonelas. El jueves, los sacerdotes se dividen en dos grupos: unos van a Villanueva, Dehesas y Alicún, y otros a Marchal y Purullena.

El viernes, como es de Dolores hay celebraciones en muchas parroquias y, a pesar de esto, habrá confesiones en Diezma y Darro; unas confesiones que se prologarán la semana siguiente: el lunes 25 de marzo serán en Pedro Martínez y Alamedilla, y el martes en Bejarín y Benalúa.

Y como ocurre en este arciprestazgo, en los demás, los sacerdotes también se han organizado para que pueda haber celebración de la Penitencia en todas sus parroquias. Es lo que tiene la Cuaresma, que invita a revisar la vida, a confesar los pecados y a sacar brillo a nuestra vida interior. Nunca viene mal una puesta a punto.

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix