Peregrinan de Darro a Beas de Guadix para rezar ante la Virgen de la Paz

 

Un grupo de unos 15 feligreses de la parroquia de Darro peregrinaron el 24 de enero a la parroquia de Beas de Guadix para rezar ante la Virgen de la Paz, patrona del pueblo. Lo hicieron el mismo día en que se celebraba la fiesta litúrgica de la Virgen de la Paz, aunque en Beas la celebración de la fiesta se ha desplazado al domingo para facilitar la asistencia de todos los que están lejos.


Ese día 24 de enero, en Beas de Guadix, comenzaba el Triduo en honor de la Virgen de la Paz y los peregrinos asistieron a la Misa, en la parroquia, que es donde se encuentra la imagen durante todo el año. Fue una celebración muy emotiva, en la que los fieles de Beas y los de Darro se fundieron en una sola comunidad en torno a la Virgen y a la mesa de la Eucaristía.
Los peregrinos salieron a media mañana de Darro, en torno a las 12,30 horas. Y desde Darro, pasando por Graena, se dirigieron a Beas de Guadix andando. En el camino, tuvieron oportunidad de comerse el bocadillo, aprovechando que el tiempo les acompañaba.
Una vez en Beas, ante la imagen de la Virgen de la Paz, le ofrecieron un ramo de flores, que ya ocupa un lugar destacado en el trono que paseará la imagen de la patrona el próximo fin de semana.
Y es que Beas de Guadix celebrará el día grande en honor de su patrona el próximo domingo 27 de enero. Por la mañana habrá un Misa solemne y, al terminar, se sacará la imagen de la Virgen de la Paz por las calles del pueblo, hasta bien entrada la tarde, ante la gran cantidad de cohetes que le disparan en su honor. No es esta la única vez que procesionará la imagen de la Virgen de la Paz, ya que el día anterior, el sábado, a las 10 de la noche, tendrá lugar la procesión del Rosario, en la que se van rezando los misterios del Rosario mientras se acompaña a la Virgen por las calles del pueblo.
Sin duda, la devoción a la Virgen de la Paz, muy antigua, es muy querida no solo por los fieles de Beas de Guadix sino, también, por otros muchos de los pueblos vecinos, como es el caso de este grupo de peregrinos de Darro que, un año más, han rezado ante esta bella imagen de la Virgen y le han hecho su ofrenda de flores.
Antonio Gómez