Nuevo encuentro en Huéscar para la implementación del “Camino Espiritual del Sur”

El pasado sábado 8 de julio de 2023 se han dado cita en Huéscar representantes políticos de los distintos municipios que se agrupan en torno del Camino Espiritual del Sur junto con las numerosas asociaciones y particulares que cooperan en la implementación de este camino de peregrinación. (Ayuntamiento de Huéscar, Ayuntamiento de Baza, Ayuntamiento de Freila, Ayuntamiento de Zújar, Ayuntamiento de Benamaurel, Ayuntamiento de Gor, Ayuntamiento de Caravaca, Delegado Diocesano de Peregrinaciones, párroco de Huéscar, párroco de Freila, Grupo de Desarrollo Rural del Altiplano, Asociación de Turismo del Altiplano, Asociación del Camino Espiritual de Freila, Fundación Nuestra Señora del Carmen, Baza Histórica, Alvelal, Asociación de Cuevas de Andalucía, Técnicos de Montaña / senderos, la persona que ha diseñado la ruta, una profesora de Secundaria, etc …)


En la reunión junto a la redacción final de los Estatutos para la creación de la Asociación y los problemas técnicos de la homologación del camino, se puso de manifiesto la necesaria implicación de la población, el empresariado y las instituciones locales, como decisiva para la implementación del camino, sirviendo de ejemplo las iniciativas que la localidad de Freila va a acometer durante este mes de julio.
Pero sobre todo, fruto del encuentro que culmina el esfuerzo de otras reuniones anteriores ha sido acordar la celebración en Huéscar, el próximo 16 de septiembre, de una jornada de divulgación y promoción que se iniciará con la firma del Acta de constitución de la “Asociación de Municipios del Camino Espiritual del Sur” y que transcurrirá durante todo el día, abierto a todos los públicos, pero muy especialmente al sector del Turismo, instituciones educativas y todo tipo de entidades religiosas, que permitirá conocer la esencia de esta realidad tan especial.
Este camino permitirá mantener viva la historia de significación y sentido de los lugares que recorre, aflorando sus singularidades que han de ofrecerse renovadas a las nuevas generaciones; recomponer la dinámica histórica, recuperando la memoria y el sentido de la trascendencia de un patrimonio colectivo de gran valor que ha de estar a disposición de vecinos, peregrinos o meros visitantes; propiciando la recuperación y puesta en valor de muchos elementos patrimoniales, potenciando el desarrollo rural, el atractivo turístico, la promoción de actividades físicas y deportivas, revalorizando la diversidad geográfica y paisajística del medio rural, todo lo cual se traduce en un impacto económico y cultural positivo sobre los territorios por los que atraviesa, además de nuevas oportunidades con las que fijar población. Una oportunidad, tal vez única, para pequeños núcleos de población.

Maika Fornieles