Imprimir esta página

Nace en Guadix la parroquia santuario de Nuestra Señora de Gracia y San Pedro Poveda

En la tarde día 30 de octubre, a las 19 horas, la diócesis de Guadix vivía uno de los momentos más importantes de este año que perdurará para la vida futura de nuestra Iglesia diocesana: la declaración, por parte de nuestro obispo, D. Francisco Jesús Orozco, de santuario diocesano a la parroquia de Nuestra Señora de Gracia de Guadix. De igual modo, se decretaba que el título de la parroquia santuario, a partir de este momento, sea el de Nuestra Señora de Gracia y San Pedro Poveda.
Hubo una asistencia concurrida de fieles, haciéndose presentes las hermandades de la parroquia: Ntra. Sra. de Gracia Coronada, Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de nazarenos de Ntro. Padre Jesús de Pasión ante Caifás y Ntra. Sra. del Rosario en sus Misterios Dolorosos, y la Hermandad del Descendimiento de Ntro. Señor, María Santísima de las Penas y San Pedro Poveda.
La primera gracia que el Señor ha derramado en la nueva parroquia-santuario ha sido el don de su Espíritu Santo sobre los jóvenes que se confirmaron esa misma tarde y que, junto a padrinos y familiares, fueron testigos de tal evento. También estuvo una nutrida representación de la Institución Teresiana, que se acercó a Guadix ex profeso, para estar en este día tan especial. Asistieron la vicedirectora general, Carmen Lizárraga; los miembros del Consejo General, Gorreti Gonsalvez y Mª Dolores Peralta; Carmen Azaustre, cordobesa que representaba a la directora de Sector de España y vocal del Consejo de Sector; y Mati Carrero, directora de ámbito de Andalucía Oriental. También había otros miembros de la Institución Teresiana de La Línea de la Concepción, Madrid, Granada y otros lugares. Incluso, un matrimonio de Venezuela.
Tras ser recibidos en la puerta de la parroquia por el cura párroco, Manuel Amezcua, y las hermandades ubicadas en la parroquia, se procedió a saludar por parte del obispo a los representantes institucionales que allí estaban.
Comenzó la Eucaristía y tras los saludos iniciales, se dio lectura del Decreto por parte del vicario general, José Francisco Serrano, en el que se proclamaba canónicamente la parroquia como “parroquia santuario”. En el decreto quedaban contempladas la importancia y la necesidad de cuidar y trabajar, de una manera primorosa y constante, por la evangelización a la que nos urge el papa Francisco. Un gran aplauso expresó la alegría por tal distinción para esta parroquia del barrio de las Cuevas.
El párroco, nombrado para esta nueva denominación de parroquia, será el “rector del santuario” y entre sus misiones tendrá la de potenciar su actividad y el cumplimiento de sus funciones como santuario, según establece el can. 1234 §1, que dice: en "los santuarios se debe proporcionar con más abundancia a los fieles los medios de salvación, predicando cuidadosamente la Palabra de Dios, fomentando adecuadamente la vida litúrgica sobre todo mediante la celebración de la Eucaristía y de la penitencia, y practicando también formas aprobadas de piedad popular".
En su homilía, el prelado diocesano recordó la importancia de este santo lugar, el barrio de las Cuevas, para Guadix y San Pedro Poveda, un santo que queda ya vinculado para siempre a esta orografía singular y sus gentes. D. Francisco Jesús hizo una relación de hechos históricos, con sus nombres propios, que jalonan la vida de este barrio de las Cuevas. Recordó a todas las personas que han trabajado por el bien de la evangelización de este barrio y de la diócesis y que sirvieron y desgastaron su vida por Cristo y por el Evangelio. El obispo animó a seguir la estela de estos trabajadores incansables y gastar nuestra vida en bien de la evangelización.
En el momento de acción de gracias, expresaron su gratitud por tal distinción la vicedirectora general de la Institución Teresiana, Dª Carmen Lizárraga, y un miembro de la Hermandad de Ntra. Sra. de Gracia Coronada. Por parte de esta Hermandad se ofrecieron dos cuadros conmemorativos al resto de las hermandades con motivo del agradecimiento por la colaboración y buena armonía entre hermandades con sede en la misma parroquia.
Acto seguido se descubrió, por parte del obispo, una placa conmemorativa del acto celebrado. En la misma pared, en la parte superior, hay una placa en la que reza que D. Rafael Álvarez Lara, coronó a la Virgen de Gracia y D. Ginés García Beltrán, celebró un Año Jubilar. En placa aparte y en color oscuro se coloca la inscripción por la que D. Francisco Jesús Orozco Mengíbar declaró santuario, para toda la eternidad, este lugar santo. 
Ha sido un acontecimiento importante, celebrado con solemnidad, que dará muchos frutos espirituales bajo la advocación de Ntra. Sra. de Gracia y San Pedro Poveda. Ellos son, sin duda, los intercesores insignes de esta nueva etapa en esta nueva parroquia santuario.
 
José Fco. Serrano 
Vicario general