Misa en Face Retama, el jueves 15 de julio, a las 7 de la tarde

Este jueves 15 de julio habrá celebración de la Eucaristía en el Santuario de Face Retama, en Benalúa. Será a las 7 de la tarde y estará presidida por el canónigo Juan Saéz. También es una ocasión para ir a Face Retama y compartir la celebración de la Eucaristía. Se trata de una celebración que se enmarca en la recuperación del culto en Face Retama, una iniciativa del cabildo catedralicio, que es el responsable de este templo.
Desde el pasado mes de junio, cada mes, habrá celebración de la Eucaristía en el santuario de Face Retama. Será cada 15 de cada mes o un día cercano a este si el 15 es domingo. Y serán los canónigos quienes presidan las celebraciones, a las que están invitados todos los que quieran asistir. Eso sí, para ir a Misa, en este caso, hay que caminar un poco o desplazarse en coche hasta el lugar. El primero en celebrar la misa, el mes pasado, fue el obispo de Guadix, Mons. Francisco Jesús Orozco.


Para este fin, y para conservar el lugar, se ha restaurado la ermita y se ha adecentado, para que sea un espacio digno que mantenga viva la memoria de San Torcuato.

Historia
Face Retama hunde sus raíces en los primeros siglos del cristianismo. La tradición, asocia la ermita con el lugar donde estuvo enterrado San Torcuato tras su martirio. Incluso, se dice que pudo vivir en la cueva santa, sobre la que se han hecho estudios que dicen que, al menos, se remonta a los siglos IV o V. Siempre ha habido culto o devoción en ese lugar, hasta en tiempos de la dominación musulmana, en los que se islamizó el culto, pero se mantuvo. Tras la reconquista, en el siglo XVII se levantó la ermita que hoy conocemos, con pinturas que datan de 1710. Últimamente, era lugar de peregrinación y celebración en torno al 15 de mayo, fiesta de San Torcuato.
Hoy es un santuario diocesano, dependiente del cabildo de la catedral, donde se conserva la memoria del patrón de la diócesis, San Torcuato, y que hace referencia a uno de los espacios donde primero se sembró la semilla del Evangelio en España. De ahí, la importancia de mantener viva esa tradición y de recuperar ese espacio, que ocupa el corazón de un entorno natural privilegiado, reconocido ahora como Geoparque mundial por la UNESCO.
Antonio Gómez