Madre Piedad, ¡¡¡gracias por su entrega!!!

En la tarde del jueves 7 de septiembre, tuvo lugar la Misa de acción de gracias y despedida de la Madre Piedad, Misionera de Cristo Sacerdote, en la parroquia de Santa María, de Huéscar. En ella participaron varias hermanas de la Congregación, el párroco, vicario parroquial y diácono, junto a la feligresía.


Desde la parroquia le damos las gracias por estos tres años de presencia en nuestra comunidad parroquial. A lo largo de este tiempo, la Madre Piedad junto a la Madre Rita y Madre Rut han trabajado, han sembrado y han dado desde la sencillez un testimonio del amor de Cristo que habita en ellas.
Como la levadura que no se ve ni se oye, pero que hace fermentar la masa, muchos se han beneficiado de la presencia de la Madre Piedad en nuestro pueblo de Huéscar. Una presencia a la vez discreta y reconfortante; una presencia gozosa en momentos de alegría y una presencia de compasión junto a los niños, ancianos y los enfermos, haciendo renacer en muchos de ellos el cariño y la esperanza. Os estamos profundamente agradecidos porque con vuestro apostolado habéis sido luz y sal junto a los enfermos, junto a las personas solas, junto a los niños y adultos en los grupos parroquiales. ¡GRACIAS!

Guillermo Parra
Diácono de Huéscar