Los sacerdotes y laicos que han recibido nombramiento pastoral este curso reciben la “misio canónica”

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, confirió la “missio canónica” a los sacerdotes y laicos que han recibido nombramiento pastoral en el presente curso 2020 - 2021. El acto tuvo lugar en la capilla de los Mártires, del palacio episcopal, en la mañana del miércoles 7 de octubre, festividad de Nuestra Señora del Rosario.

La capilla se ha recuperado recientemente, siendo un lugar emblemático, pues en ella se ordenó sacerdote san Pedro Poveda y celebró su primera misa. También, en este lugar y sobre el mismo altar, dijo su última Misa, antes de ser conducido al martirio, el beato Manuel Medina Olmos.

Tras la oración de invocación al Espíritu Santo, el obispo dirigió unas palabras a los presentes, teniendo como referencia la instrucción canónico-pastoral de la congregación para el clero "la conversión pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia." D. Francisco Jesús, exhortó a todos los que han sido nombrados para desempeñar un servicio pastoral diocesano a reinventar la pastoral, poniendo como ejemplo lo que se ha hecho en este tiempo de pandemia, y a no encerrarnos en nuestras propias estructuras, recordado que el papa Francisco nos llamó a ser una “iglesia en salida", abierta a las necesidades de los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

El obispo también animó a salir, sin abandonar a los que están, en busca de los que están fuera, que esperan, aunque no lo sepan, la palabra sanadora del Evangelio. Y animó a todos a vivir la comunión y la comunicación, para que todo se haga sintiéndonos responsables de todas las tareas, desde la encomienda específica de cada uno, viviendo una Iglesia sinodal.
Terminó el acto con la profesión de fe y el juramento de fidelidad al magisterio de la Iglesia en la misión recibida. Finalmente, el obispo agradeció a cada uno la disponibilidad mostrada al aceptar los distintos encargos pastorales.
Los llamados a desempeñar cargos pastorales agradecieron al obispo la confianza depositada en ellos, al tiempo que le pedían a la Virgen Santísima, en la advocación del Rosario, ser alegres testigos del Evangelio en medio del mundo.

José Antonio Martínez
Delegado para el Clero