“Los cristianos tenemos el deber de ser promotores de la vida”: Mons. Orozco en la celebración de la Jornada por la Vida

 “Sí al don de la vida”, es esta una afirmación en la que el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, insistió durante su homilía en la celebración de la Jornada por la Vida, que la Iglesia celebra el domingo 7 y el lunes 8 de abril. Se trata de una jornada que tiene su lugar el 25 de marzo, solemnidad de la Encarnación del Señor, pero que, al caer en Lunes Santo, este año se ha trasladado al lunes 25 de abril, aunque también ha estado muy presente en las celebraciones del domingo segundo de Pascua.

 

En toda la Iglesia se celebró esta jornada en torno al lema propuesto por la Conferencia Episcopal para esta jornada: “la vida, buena noticia”. Los obispos de la subcomisión para la Familia y al Defensa de la Vida han escrito un mensaje en el que plantean la vida como una buena noticia siempre. Y así, afirman, “debe ser recibida y valorada y cuidada, desde su concepción hasta su muerte natural”. La vida no es “un derecho absoluto a la libre disposición del criterio humano” -dicen los obispos- es “un don de Dios” y este es el motivo “más profundo” para que sea considerada “una buena noticia”. El hecho de que la vida sea un don y una buena noticia “nos invita a acogerla siempre, incondicionalmente”.

Así, comentó el obispo accitano, “frente a las ideologías de la muerte, los cristianos tenemos el deber de ser promotores de la vida”, desde el inicio, en su concepción, hasta el final, cuando la persona es más vulnerable. Por eso, comentó D. Francisco Jesús en la homilía, que rechazar la maternidad subrogada, o el aborto, es defender la vida. Pero, también lo es, dijo, exigir unas condiciones económicas dignas para las familias, o acoger al inmigrante, o reclamar cuidados paliativos dignos para las personas que sufren al final de sus vidas.

Y terminó insistiendo en que la vida es un don y, por tanto, una tarea para los cristianos.

Divina Misericordia

También habló el obispo de la fiesta de la Divina Misericordia que celebraba la Iglesia ese domingo: “la vida que sostiene a la Iglesia es la misericordia de Dios”, recordó el obispo haciendo referencia a palabras del papa Francisco.

Y, como viene siendo tradición, ese domingo se celebró la procesión con la imagen del Niño Dios de la Divina Misericordia, que fue llevado a la Catedral, a la Misa de 12, acompañado de muchos niños y jóvenes de Guadix, convocados por la Hermandad de las Lágrimas. Tras asistir a Misa, volvieron a salir en procesión hasta la Iglesia Santa María de las Lágrimas. También a ellos se refirió el obispo en la homilía y les agradeció su presencia en ese día tan significativo

Oración por la vida

Y terminarán las celebraciones de la Jornada por la Vida el lunes 8 de abril, día en el que la Iglesia celebra la Solemnidad de la Encarnación, al ser trasladada este año de marzo a abril por la Semana Santa. En la Catedral, a las 20´30h, habrá una Vigilia de Oración, que también estará presidida por el obispo.

Todas estas celebraciones están animadas por la delegación de Familia y Vida de la diócesis, que han ofrecido, también, un rosario por la vida para ser rezado estos días y durante todo el año. Se puede descargar aquí

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix