La parroquia de Gracia, de Guadix, mantiene abierto un rastrillo solidario a beneficio de Cáritas

La parroquia de Virgen de Gracia mantiene abierto un rastrillo de objetos antiguos que sirve para ayudar a la Cáritas parroquial. Los objetos, de todo tipo, han sido donados por personas de Guadix para que se puedan vender, de modo que lo que se saque se destine a la Cáritas de la parroquia. Se puede visitar el rastrillo en la sacristía.
Se trata de un rastrillo muy ecléctico, en el que se pueden encontrar las cosas más variadas, desde unos candelabros a una cámara de vídeo. Seguramente servirá para hacer limpieza de armario a quienes lo donen y, a quienes lo compran, además de adquirir un producto barato, les quedará el buen sabor de haber hecho un bien para los demás.


Lo mejor del rastrillo no es lo que se vende. Lo mejor es lo que se compra: y se compra solidaridad. Porque lo que se recoja, aunque no sea mucho -porque los productos son muy baratos- va destinado a las acciones que la Cáritas de la parroquia de Virgen de Gracia tiene emprendidas en el barrio de las Cuevas de Guadix. Y estas sí que son muchas: desde formación hasta entrega de alimentos y ayuda para salir adelante, sobre todo en estos tiempos de crisis en los que estamos. Cáritas viene trabajando así desde hace muchos años en la parroquia, con los más pequeños y, de manera especial, con sus madres, porque a través de ellas se llega a toda la familia.
Desde la parroquia de Virgen de Gracia se anima a visitar este rastrillo y, si cabe, a colaborar llevándose algo.
Antonio Gómez