La iglesia Mayor de Baza recuerda a Santa Lucía virgen y mártir

La parroquia del Sagrario –iglesia Mayor de Baza- recupera la festividad de Santa Lucía, virgen y mártir. El nombre de Lucía significa “luz para el mundo”, fue educada en la fe cristiana y se consagró para Dios. Por defender su amor hacia Jesucristo fue martirizada el año 304. Era una época convulsa de la tercera gran persecución contra los cristianos, emprendida por el emperador Diocleciano.


La relación de Lucía con los ojos viene de una antigua tradición, según la cual, como castigo por proclamar a Cristo, le habrían arrancado los ojos y, a pesar de semejante atrocidad, Dios le habría devuelto milagrosamente la vista.
Este año, la fiesta de Santa Lucía ha coincidido con el Domingo III de Adviento. En la iglesia Mayor se han celebrado dos eucaristías, una a las 9.30 h y otra a las 12.00h donde numerosos devotos, han acudido a la Santa Misa también pidiendo protección e intercesión para ellos a esta santa tan popular en la Iglesia universal, perteneciente al Canon Romano …“Ignacio, Alejandro, Marcelino y Pedro, Felicidad y Perpetua, Águeda, Lucía, Inés, Cecilia y Anastasia”.
La Santa Misa ha sido presidida por el vicario parroquial Rafael Tenorio, que ha recordado en la homilía de este Tercer Domingo de Adviento, “Domingo Gaudete (domingo de la alegría)” cómo poco a poco vamos avanzando en nuestro camino hacia la Navidad, un camino de gozo y de esperanza. Por eso la liturgia de hoy nos invitaba a intensificar los sentimientos de alegría y de agradecimiento ante el misterio del nacimiento del Hijo de Dios, para el que nos estamos preparando. Una alegría que supo vivir Santa Lucía al consagrar su vida a Jesucristo; y si seguimos el ejemplo de vida de ella que puso a Dios en el centro de su vida, nosotros también podremos decir como hemos repetido en el Salmo “me alegro con mi Dios”. San Pablo, en su carta a los Tesalonicenses, también nos invita a la alegría y al agradecimiento, unas actitudes que vivió Santa Lucía, para esperar la venida del Señor su Dios.
Al finalizar la Eucaristía, se ha procedido a bendecir a todas las personas que han acudido para pedir protección de la vista.

Rafael Tenorio
Vicario parroquial

Baza Santa Lucía 2