La diócesis de Guadix celebró a la Virgen de la Cabeza con mucha devoción

En Cúllar han desfilado más de 1000 personas ante la Virgen, ataviados como moros y cristianos

 

La diócesis de Guadix se ha volcado, este fin de semana, en la celebración de la Virgen de la Cabeza, que se venera en muchas de sus parroquias, de norte a sur. No en todas es Patrona, como lo puede ser en Ferreira o Cogollos de Guadix, pero es igualmente querida y venerada. Además, estas celebraciones se han vivido de diferentes maneras, según el lugar. Se trata del día de la Virgen de la Cabeza, que siempre es el último domingo del mes de abril.

Hay pueblos en los que se organizan desfiles de moros y cristianos, como es el caso de Benamaurel o Cúllar, donde han desfilado ante la imagen de la Virgen de la Cabeza más de 1000 personas, ataviadas para la ocasión y organizadas en cuadrillas de Moros y Cristianos. En Cúllar, la Virgen de la Cabeza no es la Patrona, que lo es la Virgen de los Dolores, pero esta fiesta de finales de abril es una de las que más se celebran en la parroquia.

En otros lugares hay también moros y cristianos, pero con representación teatral, que hunden sus raíces en el tiempo. Es el caso de Zújar o de Cogollos de Guadix. También hay romerías, como la que se hace en Jérez del Marquesado, donde se desplazan a caballo con la pequeñita imagen de la Virgen de la Cabeza hasta el Zalabí, en Exfiliana. Allí se encuentra con la imagen y las gentes de Exfiliana, que celebran a su Patrona. En Zújar se sube a lo alto del cerro Jabalcón, donde la Virgen de la Cabeza tiene su ermita, la más alta de toda la diócesis.

Sin duda, la devoción a la Virgen de la Cabeza se multiplica en las parroquias de la diócesis de Guadix. Y lo hace de manera diversa, pero muy sentida, con mucha devoción. Es el preludio del mes de la Virgen que ya llama a la puerta.

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix