Imprimir esta página

La bondad también se contagia.

El Colegio Padre Poveda de la Institución Teresiana en la persona de su director Antonio Jabalera, acompañado de Ana Aguayo, representante de la titularidad de la IT, ha repartido, el día 22 de junio, una serie de detalles cerámicos con el emblema del colegio y de fuentes conmemorativas, con el fin de expresar su gratitud por el reparto de 100 bolsas de comida diarias, que tienen como fuente el comedor infantil del colegio.


Las primeras han sido para Eva, Lourdes y Ana, cocineras del colegio; también para Trini, Conchi y Ana, estrechas colaboradoras al Centro Sociocultural Pedro Poveda por los cientos de mascarillas repartidas y a Azucena como coordinadora del equipo de comedor.
Cruz Roja, Policía Local, Protección Civil, Concejalía de Seguridad Ciudadana, Servicios Sociales del Ayuntamiento y Alcalde de Guadix, por los repartos continuos y la inmensa ayuda desinteresada y constantemente ofrecida.
También la Parroquia de Gracia y Fátima, así como la nutricionista Ana Sierra, en gratitud a su constante dedicación. Finalmente, Antonio Jabalera hizo entrega de estos recuerdos a la inspectora Encarnación Calzadillas, que junto con el alcalde expresaron su acción de gracias entre los aplausos de la concurrencia.
El director terminó significando los valores de entrega, generosidad, compromiso, cooperación, tiempo valioso, corazón y amor de todos y cada uno de los colectivos y personas implicadas: según San Pedro Poveda “no hace falta ser rico para dar, basta ser bueno”.
Junto a los donativos y donaciones cofrades, a las colectas parroquiales de nuestra Cáritas y a la exposición de antigüedades que, con carácter benéfico, viene celebrándose en el salón parroquial, en el que muchas personas llevan objetos o adquieren alguno de los expuestos, las Cuevas de Guadix están viviendo, desde muy diversos ámbitos, todo un caudal de solidaridad fraterna , según el espíritu de la Virgen María, aquí invocada con los dulces nombres de Gracia y Fátima, y según el espíritu de opción integral por la persona y su dignidad, propio de San Pedro Poveda.
Los repartos se llevan a cabo o bien a domicilio, con la colaboración de las entidades civiles, o bien con cita previa a través de Cáritas Interparroquial. Así se evitan las colas y se otorga un elegante anonimato a las ayudas
La gratitud primera y principal es al Señor Jesucristo, que hace posible todo esto en sus discípulos.
Manuel Amezcua Morillas.
Cura de las Cuevas