Jornada de oración y penitencia en la catedral de Guadix, como preparación a la fiesta de la Virgen de las Angustias

 

La diócesis de Guadix celebra este viernes, 6 de noviembre, una jornada de oración y penitencia, como preparación al día grande de la Patrona de Guadix, la Virgen de las Angustias, que será el domingo 8 de noviembre. Desde las 10 de la mañana, la catedral permanecerá abierta todo el día para que los accitanos puedan pasar a rezar ante la imagen de su Patrona, o confesarse, si así lo desean. Todo el día habrá sacerdotes para administrar el sacramento del perdón.
Tras la Misa de 10, además, habrá exposición del Santísimo durante toda la mañana. Y a las 12 del mediodía, como ha sido habitual durante toda esta semana de septena, se rezará el Rosario y el Ángelus.


Esta jornada de oración y penitencia en la catedral accitana viene siendo algo tradicional en fechas clave como antes del Corpus, antes de Semana Santa y ahora, antes de la fiesta de la Virgen de las Angustias.
Por la tarde, a las 19´30 horas, se volverá a rezar el Rosario y el ejercicio de la septena. Después, se celebrará la Eucaristía en el sexto día de los cultos de preparación. Este año el predicador es el sacerdote almeriense Francisco Escámez, canónigo y párroco de Santiago de la capital almeriense.
El domingo 8 de noviembre será el día grande en Guadix. Comenzará a las 9´30 de la mañana, con una celebración de la Eucaristía, presidida por el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, que será retransmitida en directo por Canal Sur Televisión. A las 12 del mediodía será la tradicional Misa Pontifical y por la tarde, a la hora de la procesión, se volverá a celebrar la Eucaristía: a las 18´30 h. Y todavía habrá otra Misa a las 8 de la tarde. Con todas estas celebraciones se pretende que todos accitanos que quieran puedan honrar a su Patrona evitando las aglomeraciones, para prevenir contagios.
Cabe destacar que, como ocurriera en día de la bajada de la Virgen, tampoco habrá procesión el 8 de noviembre para llevar la imagen hasta su templo. La Covid-19 ha impedido estos actos y ha obligado a establecer un aforo reducido en la catedral, donde, además se exige el uso de mascarilla, distancia social y gel hidroalcohólico.
Antonio Gómez