“Guillermo, hoy la iglesia te dice que cuenta contigo”: Mons. Orozco en la ordenación sacerdotal de Guillermo Parra, en la Catedral de Guadix

 

Guillermo ya es sacerdote. Dos Años después de que fuese ordenado diácono, Mons. Francisco Jesús Orozco, obispo de Guadix, ha ordenado sacerdote a Guillermo Parra Sánchez, que ya tiene destino para el próximo o los próximos años: en la parroquia de Cúllar y sus anejos, donde ya ayudaba de diácono, como vicario parroquial, junto al sacerdote Damián Pérez.

 

La ordenación tuvo lugar el sábado 29 de junio, festividad de San pedro Y san Pablo, en la Catedral de Guadix. Asistieron amigos, familiares, feligreses de las parroquias donde ha trabajado Guillermo -Huéscar, Castilléjar, Cúllar-, paisanos de la ciudad de Granada -donde nació y se ha criado-, religiosos, miembros de la vida consagrada, y por supuesto sacerdotes de la diócesis accitana y de otras, como Granada, Cartagena…

También estaban su madre y su abuela, que han ocupado un papel importante en su vocación como sacerdote, desde pequeño, y a quienes Guillermo agradeció todo, al final de la celebración.

En la homilía, el obispo habló de la vocación al sacerdocio y del compromiso de los presbíteros, que en un día tan señalado como la fiesta de San Pedro Y San Pablo se hacía más patente. “Guillermo, hoy la iglesia te dice que cuenta contigo”, le dijo Mons. Orozco nada más comenzar la homilía. Y le recordó que toda su vida debe ser un dedicarse a los demás, llevando el amor de Dios a todos. “Este es el fundamento de lo que celebras: vivir el amor de Cristo, vivir en el amor de Cristo, para ser testigo del amor de Cristo”, le dijo Mons. Orozco..

También, le recordó el obispo a Guillermo la importancia de la Eucaristía, que celebrará a partir de ahora: “el sacerdote es, sobre todo el hombre de la Eucaristía”.

Al final de la celebración, Guillermo agradeció a todos su asistencia y, a quienes han sido significativos en su vida, ese estar cerca: desde los amigos de la infancia, hasta los feligreses de las parroquias en las que ha ejercido como diácono, sus formadores del Seminario, las hermandades con las que está vinculado… Y, por supuesto, dio las gracias a su madre y a su abuela, presentes en la celebración, y a su padre ya fallecido, porque hicieron posible que creciera en él la vocación.

También, al final, el obispo de Guadix le encomendó el cargo pastoral que va a tener a partir de ahora: ser vicario parroquial en Cúllar y sus anejos, junto al sacerdote Damián Pérez. Un autobús de feligreses de esta parroquia se desplazó hasta Guadix para acompañar a Guillermo en su ordenación sacerdotal.

Guillermo tiene 47 años de edad. Recibió el diaconado el 2 de julio de 2022, en la Catedral de Guadix. Ese mismo día recibió el nombramiento de diácono de la parroquia de Santa María de Huéscar, aunque también lo ha desempeñado en las parroquias de Cúllar y Castilléjar, ayudando a los párrocos. Cursó sus estudios de Teología en el Instituto Teológico San Fulgencio, de Murcia, aunque como seminarista de Guadix. Durante su etapa de seminarista y después como diácono, ha venido colaborando en la pastoral vocacional, en la Escuela de Monaguillos y en las actividades programadas desde el Seminario, como los encuentros vocacionales y con jóvenes.

Cuenta Guillermo que su vocación al sacerdocio comenzó a despertarse siendo pequeño, gracias a su abuela y a la educación recibida. A pesar de que al principio siguió un camino muy distinto, pues se hizo maestro, sacó sus oposiciones y se dedicó a impartir clases en un colegio, el runrún de la vocación lo llevaba por dentro y lo dejó todo para ingresar en el Seminario y decirle que sí al Señor. Un sí que volvió a manifestar bien fuerte el sábado 29 de junio, en la catedral, cuando fue ordenado sacerdote.

Un sí que hace que la Iglesia ya cuente con Guillermo

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix