Este domingo se celebra la Jornada de la Vida Consagrada

Religiosos de la diócesis de Guadix las pasadas Navidades Religiosos de la diócesis de Guadix las pasadas Navidades

Este domingo 5 de febrero, los religiosos y consagrados de la diócesis de Guadix celebran la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Y lo van a hacer con una celebración de la Eucaristía, que tendrá lugar en la catedral de Guadix, a las 12, 30. Desde la confederación de religiosos de Guadix (CONFER) se invita a todos a sumarse a esta celebración, a dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada y a pedir las vocaciones.

La Jornada de la Vida Consagrada se celebra en toda la iglesia el día 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor. Pero como este año caía en jueves, se ha traslado la celebración al domingo, para facilitar que los religiosos puedan desplazarse para celebrar juntos su día. Este año, el lema bajo el que se presenta la jornada es “Testigos de la Esperanza y la Alegría”. Se trata de un día para mirar “a la vida consagrada y a cada uno de sus miembros como un don de Dios a la Iglesia y a la humanidad. Juntos damos gracias a Dios por las Órdenes e Institutos religiosos dedicados a la contemplación o a las obras de apostolado, por las Sociedades de vida apostólica, por los Institutos seculares, por el Orden de las vírgenes, por las Nuevas Formas de vida consagrada y por otros grupos de consagrados, como también por todos aquellos que, en el secreto de su corazón, se entregan a Dios con una especial consagración”, recuerda el presidente de esta Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la CEE, Mons. Vicente Jiménez Zamora.

En la diócesis accitana los religiosos desempeñan tareas y vocaciones muy diversas: desde la enseñanza hasta el cuidado de los mayores, pasando por la atención al Centro Diocesano de Espiritualidad o al cementerio, atención a las parroquias, la oración contemplativa,…

Carta Pastoral

El obispo accitano, Mons. Ginés García, ha escrito una carta pastoral con motivo de esta celebración. En ella, el prelado  invita a dar gracias por el don de los consagrados y a pedir por las vocaciones a estas formas de vida y de compromiso en la iglesia.

En su carta, el obispo dice que “los consagrados están llamados a ser signos de esperanza. En medio de un mundo que tiene tantos motivos para la desesperanza, ellos son signo de una esperanza mayor, la esperanza que no defrauda…. Vivir la esperanza es una vocación que tiene como misión llevar esa esperanza a quien la ha perdido, o mantenerla viva en donde se apaga. Llevar la esperanza hasta las fronteras, donde no llega nadie. Llevarla con libertad y disponibilidad, con amor y con ternura, con paciencia y perseverancia. Los consagrados tienen que ser signo de esperanza porque tienen que ser discípulos misioneros, apasionados por el Evangelio que corre por sus venas.

Mons. Ginés García se dirige a los religiosos de la diócesis con estas palabras: “quiero dirigirme a cada uno de vosotros y vosotras, queridos consagrados que pertenecéis a esta Iglesia del Señor que peregrina en Guadix. Quiero unirme a vuestra acción de gracias al Señor por la llamada a seguirlo casto, pobre y obediente, al tiempo que os ofrezco el testimonio de mi afecto. Sabéis bien que os llevamos muy dentro, que estáis en el corazón de esta iglesia, porque sois piedras vivas en su edificación”.

Y a todos pide que  recemos “por nuestros consagrados para que su testimonio no se apague, y para que surjan de entre nuestros jóvenes, vocaciones a este estado de vida cristiana.”

Se puede consultar la carta pastoral completa en la página web de la diócesis: www.diócesisdeguadix.es

Antonio Gómez

VidaConsagrada2017