Este domingo se celebra en la Iglesia la primera Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores

 

El próximo 26 de julio, lunes, la Iglesia celebra la primera Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores, una propuesta del papa Francisco que llega para quedarse. Se trata de celebrar a los mayores, dar gracias por el don que suponen y tomar conciencia de sus necesidades y los problemas que padecen. Y más en este tiempo de pandemia, en el que, como reconoce el papa en su mensaje para esta jornada, el coronavirus “les ha reservado el trato más duro”.

Bueno, aunque la jornada tiene como fecha el 26 de julio, fiesta de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús, se celebrará siempre el cuarto domingo del mes de julio, que es el domingo cercano al día 26 de ese mes. Así se evita que, al caer en día laboral, como ocurre este año, la celebración pase desapercibida. Por eso, este domingo 25 de julio será, además del día de Santiago, el Día de los Abuelos y las Personas Mayores.

“Yo estoy contigo todos los días” es el lema que ha querido darle el papa Francisco a esta primera Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores. Es una invitación, por supuesto a sentir cercana la presencia de Dios en la vida, pero también a buscar la cercanía de todos con los mayores y de los mayores con todos. Así lo explica el papa en su mensaje: “incluso cuando todo parece oscuro, como en estos meses de pandemia, el Señor sigue enviando ángeles para consolar nuestra soledad y repetirnos: `Yo estoy contigo todos los días´. Esto te lo dice a ti, me lo dice a mí, a todos. Este es el sentido de esta Jornada que he querido celebrar por primera vez precisamente este año, después de un largo aislamiento y una reanudación todavía lenta de la vida social. ¡Que cada abuelo, cada anciano, cada abuela, cada persona mayor —sobre todo los que están más solos— reciba la visita de un ángel!”.

Los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, de la Conferencia Episcopal, resaltan en su mensaje para esta jornada que Jesucristo es el amigo que nunca falla, el que siempre está presente en nuestras vidas. También hablan de la cercanía entre jóvenes y mayores y de lo útiles que siguen siendo los mayores en la educación y la evangelización de las nuevas generaciones: “no solo los nietos y los jóvenes están llamados a estar presentes en la vida de las personas mayores, sino que las personas mayores y los abuelos tienen también una misión de evangelización, de anuncio, de oración y de guía de los jóvenes a la fe”. E insisten en la necesidad de “crear cauces para que este diálogo intergeneracional pueda llevarse a cabo”.

Diócesis de Guadix

La delegación de Familia y vida de la diócesis de Guadix se ha dirigido a los párrocos para hacerles llegar la propuesta del papa de crear esta Jornada y recordarles que también es deseo del obispo accitano que se celebre de manera especial: “desde la delegación diocesana de Familia y Vida y siguiendo las directrices de la Conferencia Episcopal Española e indicaciones de nuestro Obispo, animamos a todos a celebrar de una forma especial la Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores”.

Los delegados de Familia de la diócesis accitana, Jesús Galera e Inmaculada Triguero, también recuerdan que nace la Jornada en el contexto del Año de la Familia promulgado por el papa: “la celebración de la primera Jornada Mundial de los Abuelos y de las Personas Mayores se sitúa en el centro del año que el Santo Padre ha dedicado a la familia con motivo del quinto aniversario de la exhortación apostólica Amoris Laetitia”. Y reconocen que “podemos hacer mucho por las personas mayores: orar por ellas, curar la enfermedad de la soledad, activar redes de solidaridad, y mucho más”.

Indulgencia Plenaria

Esta jornada también viene con indulgencias para quienes quieran recibirlas, tanto si se está en Roma y se asiste a la celebración que haya en el Vaticano, como si se participa en cualquier parroquia de cualquier diócesis o se sigue la celebración por televisión, radio o Internet. Según comunica la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede, se concede la indulgencia plenaria a los abuelos, a los mayores y a todos los fieles que participen el 25 de julio de 2021 en la celebración que presidirá el Papa Francisco en la Basílica Papal del Vaticano o en los diversos actos que se realizarán en todo el mundo. También se concede la Indulgencia a los fieles que dediquen un tiempo adecuado a visitar a sus hermanos mayores necesitados o en dificultad. Los que no puedan salir de casa por un motivo grave, recibirán la indulgencia uniéndose espiritualmente a las celebraciones de este día a través de los medios de comunicación.

Para ganar la indulgencia, la Penitenciaría Apostólica recuerda las tres condiciones habituales que exige la Iglesia para obtenerla: confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Sumo Pontífice.

Antonio Gómez

Jornada Mundial de lso abuelos 2