Encuentro del obispo con jóvenes en el segundo día de la visita pastoral a la parroquia de Santiago, de Baza

“Sois el presente que va a construir el futuro, sois signos de esperanza”, les dijo el obispo de Guadix a los jóvenes de varios institutos de Baza

Segundo día de esta visita pastoral a la parroquia de Santiago, de Baza, el viernes 20 de enero. Colegio de la Presentación, visita a la Policía Local y al Cuerpo de Bomberos, Salvamento y Protección Civil, con una parada en el Colegio “San José de Calasanz”. El momento más esperado, el encuentro con los jóvenes que les esperaban en la parroquia. “No dejéis que jueguen con vosotros, ni que seáis carnaza de los que trapichean con la droga, ni caigáis en las redes de la pornografía”. Así de directo, así de contundente ha sido el obispo de Guadix, don Francisco Jesús Orozco, en ese encuentro con jóvenes, entre 14 y 18 años, de los Institutos de Baza “Jiménez de Montoya, “Alcrebite” y “José de Mora”. Venían con sus profesores de Religión, Carlos Valle, Fran Serrano y Ángel Martínez Bocanegra, y con las preguntas ya preparadas.

Los estudiantes de Secundaria llenaban el templo parroquial de Santiago. En silencio. Una chica lloraba, mientras el obispo seguía con su diálogo, auténtico, sincero, descarnado, con los jóvenes. “Valéis, y sabéis por qué, porque Dios os ama. Dios os quiere, por muy alejados que estéis de él”. Palabras que rompían el silencio del templo y llegaban a los corazones de estos jóvenes.” En la Cruz, Dios nos lleva esperanza a todos nosotros, que somos sus hijos”

Los jóvenes no se dejaban nada en el tintero. Todo aquello que les inquieta o sencillamente todo lo que ven en la televisión o en las redes sociales lo planteaban con sinceridad, de esa forma que tienen los jóvenes. “¿Por qué las mujeres no pueden decir misa?”, decía una joven. El obispo repetía lo que siempre ha enseñado la Iglesia: Jesús eligió hombres, y no mujeres. No es, como muchas veces pensamos, un problema de dignidad o de derechos, sino de validez de un sacramento. “Yo me quito el solideo ante las mujeres. Pensar que gracias a una Mujer vino Jesús al mundo y pudo así redimirnos. Gracias a esa Mujer tenemos fe y tenemos la Iglesia. Y gracias a esa Mujer estoy aquí, como vuestro obispo”. La chiquilla se quedó con los ojos muy abiertos. Nadie había hablado antes así. “La Iglesia eras tú, sois todos vosotros, desde vuestro bautizo. Tenéis la responsabilidad, todos vosotros, de construir la Iglesia”, repetía don Francisco Jesús, mirando a todos estos estudiantes de secundaria.

Otro planteó el problema del pecado en la Iglesia. Ponía el dedo en la llaga. La pederastia eclesiástica. “Solo representa el 0,01% y parece que solo se da en la Iglesia, un problema grave que se da más en el entorno familiar y en las instituciones”. Salió también el tema de las uniones homosexuales. Los jóvenes lo ven. Está en la calle. Don Francisco Jesús volvió a responder con la verdad de la Iglesia, que siempre respeta la dignidad de las personas, no     así sus conductas, si están en contra de la ley de Dios. “Dios ha querido que el matrimonio sea entre un hombre y una mujer”, afirmó. También se suscitó el drama del aborto. “La vida es un regalo, un don de Dios. Estáis aquí porque Dios lo ha querido”. “Tenéis que formaros para dar esas respuestas que el mundo necesita, sin caer en esa tiranía del sí y del no”.

El tiempo pasaba. Don Francisco, a preguntas de un joven, reveló que había asistido a dos exorcismos. “No es magia. No es cuento. Es algo terrible. El demonio existe. No caigáis en la tentación de la güija”

Invitó a los jóvenes a participar en la vida parroquial, a dejarse enamorar de la Misa y a participar en la próxima JMJ de Lisboa, ese encuentro con el Papa que ya tiene a más de 400.00 jóvenes de medio mundo inscritos.

Otro momento especialmente emotivo de esta visita pastoral fue el encuentro de Don Francisco Jesús, con los catequistas y los niños que se preparan para recibir la primera comunión en la parroquia de Santiago. También asistieron los padres. Fue al final del primer día de esta visita pastoral. A los padres se dirigió muy directamente el obispo accitano: “los hijos no son del Estado. Son vuestra responsabilidad. Los hijos son de Dios y os han sido prestados para educarlos, de una forma especial, en la fe”. También les pidió ser generosos si un hijo siente la llamada al sacerdocio. “En la diócesis hay poblaciones de 500 habitantes que solo tienen una Misa al mes por falta de sacerdotes. Y los que hay se multiplican. Hay algunos que atienden hasta siete localidades, por esas carreteras de Dios”. Es, sin duda, uno de los dolores que lleva sobre sí nuestro pastor.

Este sábado termina la visita pastoral a la iglesia de Santiago de Baza con un encuentro parroquial y la confirmación de unos jóvenes, que son ese futuro de la Iglesia. El obispo nos ha dejado mucha tarea por delante. La gracia de Dios no nos faltará.

José Gabriel Concepción

Baza

Baza Santiago visita pastoral catequesis 20 1 2023