En imágenes, el paseo romántico de Huéscar y la cata de vinos de Caniles, en la Semana del Matrimonio

Huéscar y Caniles han sido, este año, lugares donde se ha vivido la Semana del Matrimonio, con dos de las actividades importantes programadas: un paseo romántico y una cata de vinos, ambos dirigidos a matrimonios. Las dos actividades tuvieron lugar el sábado 10 de febrero: primero en Huéscar, por la tarde, y ya, entrando la noche, en Caniles.

 

En Huéscar tuvo lugar el paseo romántico por la localidad. Dirigido a matrimonios y novios, la actividad consistía en visitar algunos de los lugares más importantes relacionados con la historia y la cultura de Huéscar. Y, en todos esos lugares, siempre había alguien que explicaba la relevancia del lugar. Se dieron cita un buen grupo de parejas, que disfrutaron de la tarde, a pesar del tiempo que hacía. Primero visitaron la iglesia de Santa María y su museo, y después la Casa Penalva y el teatro oscense, que fue parte del convento de Santo Domingo.

Pero lo importante de esta actividad no estaba tanto en los lugares que se visitaban sino en el tiempo de convivencia que suponía, de compartir. Justo al comenzar, el párroco de Huéscar, José Antonio Martínez, ofreció a los asistentes una charla sobre la importancia de la unidad en el matrimonio. Y, al terminar, de vuelta a la parroquia, hubo una pequeña merienda que ayudó a mejorar esa tarde de convivencia.

Al caer la noche, a las 20´30, en Caniles, se realizó una cata de vinos, dirigida a matrimonios. Estaba organizada en el salón parroquial de Caniles y hubo un buen grupo de parejas. Se degustaron vinos del lugar y otros aportados por la Bodega Vertijana, de Polícar, que ayudó a prender sobre la cultura del vino.

También, en esta actividad lo importante era la convivencia, el dialogar sobre el matrimonio, conocerse mejor y rezar, porque también hubo tiempo para rezar.

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix