El rector del Seminario de Guadix asistió a la apertura del curso teológico en la diócesis de Cartagena

Comenzó el curso en los centros de estudios teológicos de la diócesis de Cartagena. El acto inaugural tuvo lugar el lunes 19 de septiembre y estuvo presidido por el obispo de esa diócesis, Mons. José Manuel Lorca Planes. El rector del Seminario de la diócesis de Guadix, José Antonio García Varón, asistió al acto, dado que el seminarista  Ángel García Fernández continúa sus estudios teológicos en esa diócesis vecina, ya en el curso sexto.

En nuestra diócesis hay un seminarista del mayor cursando sus estudios en el Seminario de Córdoba, un diácono que está completando su etapa de formación y que ejerce su ministerio diaconal en Huéscar y Cúllar, y el seminarista que termina sus estudios en la diócesis de Cartagena, donde los comenzó. Además, hay tres jóvenes que van a dar el paso de entrar en el Seminario para plantearse su posible vocación sacerdotal y formarse.

Según informa la web de la diócesis de Cartagena, la apertura de curso comenzó con la Misa de invocación al Espíritu Santo, presidida por el obispo de esa diócesis, con la que se inició un nuevo curso en el Instituto Teológico San Fulgencio, el Instituto de Ciencias Religiosas San Fulgencio y el Instituto de Ciencias Religiosas San Dámaso, en su sede a distancia en Murcia. El obispo pidió al Espíritu Santo fortaleza y sabiduría para afrontar en un nuevo curso el estudio de la teología, afirmando, además, que estudiar en cualquiera de estos centros o en el Instituto Teológico de Murcia, de los franciscanos, es «un privilegio grande, un orgullo», por la buena formación que ofrecen. Mons. Lorca invitó a los seminaristas y al resto de alumnos a que vivan con «optimismo, ilusión y esperanza» el presente; y a los profesores a que consigan «que los alumnos se enamoren de la sabiduría de Dios».

Al finalizar la celebración comenzó el acto académico presidido por el obispo. Tras el canto del Veni Creator, el secretario del Instituto Teológico San Fulgencio, Javier Marín, entregó al obispo la memoria del curso pasado de los tres centros.

Comenzó el nuevo curso con varias novedades, la más destacada es la que se vincula a la Instrucción sobre afiliación de Institutos de Estudios Superiores del Papa Francisco, por la que estos centros no pueden estar unidos al seminario, separándose por tanto del gobierno y la administración del mismo. Una instrucción que también abre la posibilidad de que, desde ahora, en este instituto teológico puedan estudiar laicos y religiosos junto a los seminaristas.

El encargado este año de impartir la lección inaugural fue el padre Eduardo Sanz de Miguel, carmelita descalzo que fue profesor del teológico durante su etapa como prior en el convento caravaqueño. “Hablar de Dios y del hombre en el siglo XXI. La labor teológica hoy” ha sido el tema de la ponencia para conversar sobre el quehacer teológico, de cómo hablar de Dios y del hombre en la sociedad actual, «de cómo encontrar sentido a la existencia; de la felicidad, que es un tema importantísimo en la Biblia, con más de 100 textos dedicados a ella; de la búsqueda de la felicidad y del sentido de la existencia, porque buscamos que nuestra existencia tenga un sentido más allá de lo que hacemos cada día; de la trascendencia, de la plenitud, del deseo de descubrir la presencia de Dios aquí y ahora… Con la revelación Dios nos da claves de lectura y de interpretación para la sociedad en la que nos toca vivir en cada momento».

El acto concluyó con la entrega de reconocimientos y distinciones a la excelencia académica y de los títulos a los graduados en el curso pasado.