El obispo presidió la exequias por José Antonio Contreras, fallecido en el accidente de la pirotecnia de Guadix

En la catedral de Guadix, el domingo 29 de septiembre, se ha celebrado el funeral de exequias de José Antonio Contreras, el segundo fallecido en el accidente del taller de pirotecnia accitano, ocurrido el viernes día 27. En ese accidente murió ese mismo día un primer trabajador, Eusebio Fernández, cuyas exequias se celebraron en Diezma, su pueblo natal, el sábado 28 de septiembre. El obispo de la diócesis, D. Francisco Jesús Orozco, ofreció, desde los primeros instantes, la catedral a las dos familias para los funerales y les manifestó su pésame en nombre de toda la diócesis. Eusebio fue llevado, finalmente, a su pueblo natal y José Antonio, que residía en Guadix, sí fue despedido en la catedral.

La plaza de la catedral y las naves del templo se llenaron de amistades del fallecido y vecinos de Guadix y de La Peza, que arroparon con su presencia a la familia. Entre los asistentes se encontraba la alcaldesa de La Peza, Celia Santiago, el alcalde de Guadix, Jesús Lorente, y miembros de las dos corporaciones municipales.

En la homilía, el prelado accitano tuvo palabras de consuelo para la familia y también un momento para el recuerdo de las víctimas del anterior accidente pirotécnico ocurrido en Guadix en noviembre de 2018: «hoy todos somos Eusebio Javier, José Antonio, Eduardo, Miguel, José y el joven Iván, siempre con nosotros, porque lo que se ama nunca muere, descansen en paz». Entre los asistentes estaban los propietarios de la pirotecnia Francisco López Franco, en la que ocurrió el accidente, para los que el obispo tuvo palabras de aliento, a petición de la propia familia de José Antonio.

Antonio Gómez

Foto y parte del texto: Ideal