El obispo de Guadix anima a los fieles a volver con alegría a la Eucaristía

 

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, anima a los diocesanos a la participación en la Eucaristía de manera presencial, respetando, eso sí, las normas sanitarias para impedir los contagios por Covid-19. Lo ha hecho en un texto remitido a los sacerdotes para que lo hagan llegar a los fieles, indicando que es una recomendación de la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos para toda la Iglesia.

Y es que el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah, ha escrito una extensa carta dirigida a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo. En ella se indica que “tan pronto como las circunstancias lo permitan, es necesario y urgente volver a la normalidad de la vida cristiana, que tiene como casa el edificio de la iglesia, y la celebración de la liturgia, particularmente de la Eucaristía”.
En la carta, que lleva por título “¡Volvemos con Alegría a la Eucaristía!”, el prefecto señala que, “conscientes del hecho de que Dios no abandona jamás a la humanidad que ha creado, y que incluso las pruebas más duras pueden dar frutos de gracia, hemos aceptado la lejanía del altar del Señor como un tiempo de ayuno eucarístico, útil para redescubrir la importancia vital, la belleza y la preciosidad inconmensurable”.
Sin embargo, el cardenal anima a que “tan pronto como sea posible, es necesario volver a la Eucaristía con el corazón purificado, con un asombro renovado, con un crecido deseo de encontrar al Señor, de estar con él, de recibirlo para llevarlo a los hermanos con el testimonio de una vida plena de fe, de amor y de esperanza”.
Aunque se reconoce la labor que han desempeñado las redes sociales y los medios de comunicación al retransmitir las Misas en estos tiempos de pandemia, se advierte que “estas transmisiones, por sí solas, corren el riesgo de alejar de un encuentro personal e íntimo con el Dios encarnado que se ha entregado a nosotros no de modo virtual, sino realmente”.
Y termina la carta pidiendo que “se facilite la participación de los fieles en las celebraciones, pero sin improvisados experimentos rituales y con total respeto de las normas, contenidas en los libros litúrgicos”, así como que “se reconozca a los fieles el derecho a recibir el Cuerpo de Cristo y de adorar al Señor presente en la Eucaristía en los modos previstos, sin las limitaciones que vayan más allá de lo previsto por las normas higiénicas emanadas por parte de las autoridades públicas o de los obispos”.
El obispo accitano ha remitido esta carta a los sacerdotes recordando la importancia de la Eucaristía con palabras de los mártires de Abitinia, a comienzos del siglo IV: “sin la Eucaristía no podemos vivir”.
La carta de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos se puede consultar completa aquí.
Antonio Gómez