Benamaurel celebró a su Patrón, San León, en vísperas de sus fiestas en honor a la Virgen de la Cabeza

La comunidad parroquial de Benamaurel y todo el pueblo han celebrado este tercer fin de semana de Pascua a su Patrón, San León Magno. Esta localidad de la comarca de Baza sigue celebrando el patronazgo del gran papa del siglo V alrededor de su antigua fiesta litúrgica del 11 de abril. El cuarto mes del año se configura, así, desde siglos atrás, como el más intenso para este pueblo, dado que, el último fin de semana, el pueblo honrará a su patrona, la Virgen de la Cabeza, cuyas novenas comienzan, sin tiempo casi para tomar aliento, este viernes, día 19.

 

Benamaurel celebró la fiesta de San León este sábado, 13 de abril, con misa solemne, procesión matinal, con la imagen del papa desde la iglesia parroquial hasta la ermita; y procesión vespertina, desde ese punto hasta, de nuevo, el templo principal de la Anunciación, recorriendo algunos de los puntos más bellos de la localidad.

El buen tiempo acompañó a una celebración festiva, con gran animación y participación en todos los sentidos, que supuso la culminación del triduo en honor al santo Patrón, celebrado desde el miércoles anterior, también con gran participación de fieles. Los distintos sacerdotes que han participado en las cuatro Eucaristías en honor de San León Magno han destacado sus valores como doctor de la Iglesia y como defensor de la fe, que hacen que su mensaje, tan lejano en el tiempo, resuene en nuestros corazones como actual, en un Jesús humano y que es a la vez el mismo Dios-Cristo, como recordó el párroco, Joaquín Caler, en la celebración solemne del sábado.

Una nueva junta de gobierno de la Hermandad Patronal de San León Magno se ha hecho cargo de la fiesta este año, al frente de la cual se encuentra Rosa Travalón. La hermandad recibió, el último día de triduo, a los nuevos hermanos, destacando una gran cantidad de niños y niñas que se acercaron a la corporación patronal.

Como es habitual, la hermandad repartió entre sus hermanos y, en general, entre todo el pueblo, las habituales roscas de pan bendecido para la ocasión. En el transcurso de la procesión matinal del sábado, la corporación rindió un sencillo y sentido homenaje a la familia Jordán, cuya panadería ha elaborado durante décadas las populares rosquillas.

Rafael Troyano

Benamaurel