Baza celebró a su patrona, Santa Barbara

El viernes 4 de diciembre la ciudad de Baza ha celebrado, de una manera muy especial por motivo de la situación de pandemia del covid 19, la fiesta de su patrona Santa Bárbara. Y lo ha hecho cumpliendo con la tradición de honrarla, que se remonta al año 1489, cuando los Reyes Católicos conquistaron la ciudad, un 4 de diciembre, y nombraron patrona a Santa Bárbara, por ser ese el día de su fiesta litúrgica. Desde entonces, los bastetanos la han tenido como protectora de la ciudad y la han venerado con devoción. La imagen, que se conserva el Museo Arqueológico y que sale cada año procesionalmente acompañada por la corporación municipal, fue colocada en el altar mayor de la parroquia para presidir la Eucaristía el día anterior a la fiesta, ya que este año se suspendía la tradicional procesión de traslado que se hace tradicionalmente antes de la misa.


La celebración de la fiesta de Santa Bárbara de este año 2020 ha sido muy sencilla. Una Misa solemne, a las 12 de la mañana, en la iglesia Mayor, ha sido el único acto central de la jornada. Presidida por el párroco José Díaz, ha dirigido los cantos durante la ceremonia el vicario parroquial, Rafael Tenorio, y han concelebrado los sacerdotes de la ciudad de Baza, siempre guardando las medidas de seguridad sanitarias que se requieren para tal celebración. A la Eucaristía han acudido no sólo las autoridades civiles y militares de la ciudad, sino también los representantes de la Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa y directivas de todas las Hermandades y Cofradías de Baza. La Hermandad de la Co-Patrona, la Virgen de la Piedad, que ha obsequiado a Santa Bárbara con un gran centro de flores.
Sin duda, esta fiesta de Santa Barbará forma parte de la identidad de Baza, con más de cinco siglos de historia. La conquista de la ciudad devolvió la fe cristiana a unas tierras donde ya se había sembrado antes, desde el inicio del cristianismo, y donde, desde aquel 1489, no ha dejado de expresarse en la vida de tantos bastetanos. Ese hecho se recuerda en la ciudad con el tradicional “Baza, qué”, que se repite cada diciembre y que, este año, no pudo congregar a cientos de bastetanos en la plaza de la iglesia Mayor, pero se hizo de una manera simbólica, para seguir con la tradición bastetana.
Rafael Tenorio
Vicario parroquial de la Mayor