“Aquí me tiene, dispuesto a servir con alegría, como yo soy, que soy alegre siempre”: Guillermo Parra, en su ordenación de diácono en Guadix

El sábado 2 de julio, la Catedral de Guadix se vistió de fiesta para acoger la ordenación diaconal de Guillermo Pablo Parra Sánchez. Fue una celebración muy solemne, presidida por el obispo accitano, D. Francisco Jesús Orozco, y concelebrada por sacerdotes de la diócesis y de las diócesis vecinas de Almería, Granada, Jaén, Cartagena, y otras más lejanas como Toledo. También había numerosos fieles de las parroquias por donde ha pasado Guillermo, fundamentalmente la de Huéscar, cuya representación la encabezaban tanto el párroco como la concejala de Cultura.


D. Francisco Jesús habló a Guillermo sobre lo que es el diaconado que iba a recibir y lo que supone para él, como actitud de servicio a la Iglesia y a los demás, en respuesta a la vocación recibida de Dios.
Tras la ordenación y la liturgia eucarística, en la que Guillermo ya ejerció como diácono sirviendo el altar, el canciller secretario leyó el nombramiento recibido del obispo como diacono de las parroquias de Huéscar, San Clemente y Cúllar. Guillermo, emocionado, dio las gracias a todos los asistentes a la celebración y, de manera especial, a todos los que le han acompañado en el proceso vocacional.
“Aquí me tiene, dispuesto a servir con alegría, como yo soy, que soy alegre siempre, al pueblo que camina en nuestra diócesis accitana”, le dijo Guillermo al obispo, antes de terminar su discurso de agradecimiento, que fue correspondido con un aplauso por parte de todos. También tuvo palabras de reconocimiento hacia los miembros de la escuela de monaguillos de Huéscar, en la que Guillermo ha trabajado en los últimos años.
Sin duda, la de Guillermo fue una ordenación que invita a seguir rezando al Señor con esperanza, para que haya más vocaciones, tanto a la vida sacerdotal como a la vida religiosa. Así lo pidió el obispo antes de terminar la celebración.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix