“Este año viviremos la Semana Santa desde nuestros hogares”: el obispo de Guadix a todas las familias

 

“Os invito a preparar las celebraciones, a crear clima de oración en el hogar y a vivir estos ratos de oración juntos y con verdadera devoción”

 

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, nos invita a vivir la Semana Santa en casa, porque debemos permanecer confinados a causa del estado de pandemia. Lo hace en la carta presentación de los materiales que ofrece la diócesis para vivir la Semana Santa en familia, desde casa. Reproducimos aquí la carta que escribe presentando esos materiales y animando a preparar y vivir las celebraciones en el hogar:

Queridas familias, cofrades, fieles laicos y consagrados:

Se acerca la Semana Santa y la Pascua, corazón de la fe cristiana. Este año la viviremos desde nuestros hogares. Es la Iglesia doméstica que celebra y vive la fe.

En estos momentos de dura prueba, hemos de vivir lo que tantas veces hemos repetido: «Nuestra fe no termina el Viernes Santo, en el dolor y la muerte. Nuestra fe ha de alzar su mirada al horizonte que nos lleva a la Gloria de la Resurrección, a la Luz que sobrepasa la tiniebla. Hijos del día y de la Vida».

Quedan, en la retina de todos los que hemos vivido año tras año la semana grande de la fe, las estaciones de penitencia de nuestras imágenes: Cristo en su pasión y María en su aflicción junto al Hijo que se va agotando en la debilidad de su cuerpo.

Somos el único Cuerpo de Cristo que sufre unido a su Cabeza: al Señor que está crucificado. En estos días me siento especialmente unido a vosotros y esta cercanía me ha hecho vivir momentos muy bellos del amor que Dios nos tiene a cada uno de nosotros. El día de la Encarnación, salía al balcón volado de nuestra torre en la SAI Catedral para bendecir con el Santísimo Sacramento los cuatro puntos cardinales de nuestra Diócesis. Notaba en mi interior, el gran amor que Él nos tiene a cada uno de nosotros. Desde esa atalaya de la Diócesis, mirando vuestras vidas, el Señor nos decía: «No tengáis miedo. Yo estoy con vosotros» (cf. Mc 6,45-52). Sentía vuestros nombres e historias que venían delante del Señor: los enfermos -los de casa y los que están en los hospitales-; nuestros mayores y personas vulnerables; las fuerzas de seguridad y protección civil; sanitarios; personal de comercios y servicios, etc, muchos «cirineos» que trabajan por el fin de esta pandemia…. Son los que exponen su vida por el bien de todos nosotros. Y el agradecimiento se elevaba al Señor en una oración agradecida por tantas buenas personas que hacen que nos reconciliemos constantemente con lo mejor del ser humano.

Una oración muy especial por los familiares que han perdido a un ser querido y por los difuntos que han partido a la casa del Padre. Ellos contemplan y experimentan la única VERDAD verdadera: Dios mismo.

 

Como os decía anteriormente, este año vamos a celebrar los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección en familia, en nuestra casa. Y allí con nosotros estará toda la Iglesia. Toca una Semana Santa, un Triduo pascual y unas estaciones de penitencia muy hogareñas y aunque no podemos acompañar a nuestras imágenes por las calles, sí que podremos participar en la liturgia de la Iglesia de una manera activa. Para ello, os enviamos un material complementario que os ayudará a vivir los momentos más importantes junto a vuestros seres queridos: “SEMANA SANTA EN FAMILIA”. Se incluyen también otros actos de piedad que os pueden ser útiles para interiorizar y vivir en la fe de la Iglesia los días que se celebran.

Os invito a preparar las celebraciones, a crear clima de oración en el hogar y a vivir estos ratos de oración juntos y con verdadera devoción, usando signos que ayuden a curtir este clima interior.

Igualmente os podéis unir a las celebraciones de vuestro párroco desde casa, participando espiritualmente. Aprovechemos los medios que la tecnología nos brinda: internet, TV, radio, Facebook, Whatsap. Por el canal YouTube de la Catedral también podréis participar en directo en el Triduo Pascual que presidirá el Obispo. El Papa nos habló de esta comunión espiritual como una forma idónea de vivir profundamente en Iglesia los misterios de la muerte y resurrección de Cristo en este tiempo de pandemia. Así nos invitó a hacerlo cuando concluyó la celebración con la adoración y la bendición eucarística en la bendición Urbi et orbi desde el Vaticano(27.03.2020):

«Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Pero como ahora no puedo recibirte sacramentado, ven a lo menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de Ti. Amén».

El Papa nos dice que «la familia es una pequeña iglesia doméstica, escuela de amor a Dios y al prójimo» (Audiencia 09.09.2015). Aprovechemos esta crisis como una oportunidad preciosa para vivir y celebrar en familia la fe, para ser verdadera «iglesia doméstica».

Este camino culmina en el día de Pascua, el día de la Resurrección, en el que la VIDA vence a la muerte. Que nuestra fe se acreciente y sigamos pidiendo a Dios por el fin de esta epidemia. Somos la Iglesia que vive unida celebrando los misterios de la fe en Cristo que muere y que Resucita. Este año 2020, el Señor quiere inundar de Esperanza y Vida Resucitada todas las noches de pandemia que asolan a la humanidad.

Con mi afecto y bendición.

+ Francisco Jesús Orozco Mengíbar

   Obispo de Guadix