Inmaculada, despertadores y rifa del cerdo en Huéscar

Coincidiendo con la festividad litúrgica de la Inmaculada Concepción, el pasado domingo 8 de diciembre, segundo domingo del tiempo de Adviento, la Hermandad de la Inmaculada Concepción, celebraba, a las 12 de la mañana, la Misa en su honor y posteriormente la procesión con su sagrada titular, acompañada de las hermandades y la banda municipal de Huéscar. Antes, desde el día 29 de noviembre hasta el 7 de diciembre, cada tarde en la parroquia de Santa María tenía lugar la Novena en honor a la Inmaculada.

Rifa del cerdo
Igualmente, como manda la tradición, la Hermandad de San Antón, en la mañana del día 8 de diciembre, se reunía para comenzar los preparativos de la rifa anual del cerdo con el fin de recaudar fondos para dicha Hermandad.

En los días anteriores, cada uno de los hermanos ha ido vendiendo las papeletas conocidas como el “taco de San Antón”, en el que se va escribiendo el nombre de cada una de las personas que compra la papeleta. En este día se recortan todos los nombres que tienen y se meten en un saco, a su vez se mete otra papeleta en donde está escrita la palabra marrano, y se mezclan muy bien. El sorteo lo llevan a cabo dos personas, que van sacando papeletas y diciendo nombres, cuando coincide el nombre de una persona con la palabra marrano, ese es el afortunado.

El sorteo comienza cuando la sagrada imagen de la Purísima Concepción pasa por la Plaza del Ayuntamiento, donde se lleva a cabo la rifa. También en este día, el tesorero de la Hermandad invita a frutos secos, a las tradicionales secas de San Antón y vino del país a todas las personas que acuden a ver la rifa.

Despertadores
Igualmente, este año los “despertadores” salían de la ermita de la Soledad cantando las coplas que en dicho día se cantaban. Terminaron en la parroquia de Santa María, cantando delante de la imagen de la Inmaculada Concepción.

José Antonio Martínez
Párroco de Santa María