La Cruz de Lampedusa deja la diócesis de Guadix en Cuevas del Campo

 

Con la presencia del obispo, la Cruz peregrina fue entregada a la diócesis de Jaén, tras recorrer toda la diócesis de Guadix

Cuevas del Campo ha sido la última parroquia por la que ha pasado la Cruz de Lampedusa en la diócesis de Guadix. Allí se hizo la entrega de esta Cruz a la diócesis vecina de Jaén, al final de la tarde del domingo 8 de diciembre, en una celebración a la que asistió el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco. Durante una semana, del lunes 2 al domingo 8 de diciembre, la Cruz de Lampedusa ha recorrido un buen número de parroquias de la diócesis de Guadix, de norte a sur, y en todas se han vivido momentos de emoción, de adoración y de oración.

Con su presencia en Cuevas del Campo, el obispo accitano ha estado presente tanto en el recibimiento de la Cruz, en Guadix, como en su despedida. También ha estado en otros actos en los que esta Cruz ha sido protagonista, o ha querido que la Cruz de Lampedusa presida celebraciones importantes vividas en la diócesis, como la ordenación de tres diáconos, el sábado 7 de diciembre, en la Catedral.

La Cruz de Lampedusa es una Cruz peregrina, que está recorriendo el mundo por encargo del papa Francisco. Está hecha con maderas de un naufragio en las costas de Lampedusa, en Italia, y se ha convertido en todo un signo de denuncia y de esperanza. Como decía el obispo accitano en la recepción e la Cruz, es un signo que invita a cuestionarnos “quién llora las muertes en esos naufragios”, muchas de ellas sin nombre. Con el paso de esta Cruz por la diócesis accitana, se han podido llorar también aquí, al tiempo que, desde la oración, se ha vivido su presencia con esperanza.

La Cruz de Lampedusa ha recorrido la diócesis de norte a sur. El lunes llegó a Guadix y estuvo en la Catedral, en el colegio de la Divina Infantita y en la Plaza de las Palomas. El martes, fue al colegio de la Presentación y a la parroquia de Santa Ana, por la tarde. El miércoles viajó a Baza y, por la tarde, marchó a las parroquias de Orce, Galera y, finalmente, Huéscar. El jueves llegó a Cúllar y el viernes a Cortes de Baza por la mañana y por la tarde a Benamaurel. El sábado 7 de diciembre estuvo por la mañana en la catedral, en la ordenación de diáconos, y por la tarde en Baza, en un Viacrucis general por las calles de la ciudad.

Terminó su recorrido por la diócesis de Guadix el domingo día 8: por la mañana estuvo en Caniles y por la tarde en Zújar y Cuevas del Campo, donde fue entregada a la diócesis de Jaén.

Antonio Gómez