Bodas de oro y plata sacerdotales en la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno sacerdote

Los sacerdotes de la diócesis de Guadix vivieron una jornada de oración y convivencia con motivo de la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Fue el jueves 13 de junio, en el Centro Diocesano de Espiritualidad. Asistieron prácticamente todos los sacerdotes, en una mañana marcada por el encuentro y la celebración.


Comenzó la mañana con un tiempo de oración y de exposición del Santísimo. El sacerdote Juan Bautista Carreño, que celebraba sus 50 años como sacerdote, fue el encargado de dirigir la meditación que ayudaba a rezar. Juan Bautista, que centró su reflexión en la fiesta de Jesucristo Somo y Eterno Sacerdote, habló de la identidad sacerdotal y de cómo el sacerdote debe ser “sacramento”, imagen de Cristo en el mundo. También habló del sacerdote como administrador de los misterios de Cristo y de la misión del presbítero, que la centró en cuatro dimensiones: es servidor de la Palabra, es servidor de la mesa del Señor, es consagrado a una misión y es ungido para ser sacramento personal de Cristo.
En la oración estuvieron muy presentes los sacerdotes que celebran sus bodas de oro o de plata sacerdotales: Juan Bautista Carreño, que celebraba las bodas de oro sacerdotales; y Andrés Galiano, Juan José Toral y Antonio Fajardo, que celebraban sus bodas de plata sacerdotales.
Tras la oración, el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, que presidía el encuentro, hizo público los nombramientos pastorales para el próximo curso. También, comunicó que el 28 de septiembre será la ordenación sacerdotal del diácono John Alexander Melo, que desempeña su tarea diaconal en Huéscar. Será la primera ordenación sacerdotal que haga el nuevo obispo de Guadix.
Terminó la jornada con una comida en fraternidad, en la que los sacerdotes que celebraban las bodas de oro o de plata expresaron cómo se sentían y cómo habían vivido sus años de sacerdocio. Fue, sin duda, un momento muy emotivo.
También las religiosas que atienden el centro Diocesano de espiritualidad, que pertenecen a las religiosas Misioneras de Cristo Sacerdotes, fueron felicitadas por el obispo y los sacerdotes, dado que en esta fiesta ellas celebran el día de su congregación.
Al finalizar, antes de la despedida, hubo un encuentro de los sacerdotes implicados en la apertura de la Causa de Canonización de los mártires del siglo XX en la diócesis de Guadix, cuyo proceso se va a poner en marcha a la vuelta del verano. Ya se están recabando testimonios que se puedan aportar a la causa.
Antonio Gómez