El obispo despidió a la Hermandad del Rocío de Guadix, que parte para Huelva

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, celebró la Misa de romeros, que marca el comienzo de la romería a la ermita de la Virgen del Rocío, en Huelva. Fue el pasado sábado 1 de junio, en la ciudad accitana, con la presencia de buena parte de los hermanos que componen la Hermandad del Rocío de Guadix. Concelebró el sacerdote José Fernando Titos, que es el consiliario de la Hermandad. Antes, del miércoles 29 al viernes 31 de mayo, se celebró un triduo en honor de la Virgen del Rocío, con el que la Hermandad accitana prepara, cada año, la fiesta de su titular.


Durante la homilía, en la Misa de despedida de romeros, el obispo les habló de los valores del verdadero camino, que no siempre se corresponde con el que muestran los medios de comunicación. También, les vino a decir, es un camino de fe, de oración, de experiencia profunda de Dios y de devoción a la Virgen. Y todo esto desde la fraternidad y la alegría con las que se vive la peregrinación. Además, recordó la visita del papa Juan Pablo II al Rocío, el único que ha estado en la aldea almonteña, al tiempo que les animó a llevar el nombre de Guadix ante la Virgen.
El triduo que precedió a la Misa de romeros este año ha tenido carácter solidario, pues se pedía que los asistentes llevasen, como ofrenda a la Virgen, alimentos y productos de higiene para repartirlos entre los más necesitados. Y así se ha hecho cada tarde, a la par que se cantaban las canciones que identifican esta fiesta y que llenaron de alegría la celebración.
La fiesta del Rocío será el próximo fin de semana, cuando la Iglesia celebre el día de Pentecostés. Allí estarán los accitanos, con su Simpecado, llevando el nombre de Guadix y viviendo la devoción a la Blanca Paloma. Antes, habrán tenido que realizar un trayecto del camino por las arenas de Doñana. Los accitanos, realizarán el camino a pie desde Bollullos Par del Condado, en Huelva, donde reside la Hermandad madrina de la Hermandad accitana. De allí saldrán el jueves por la mañana y, durante dos días, vivirán el esfuerzo que supone el camino y la emoción de acercarse, a cada paso, a la Virgen del Rocío.
Antonio Gómez