Mons. Francisco Jesús Orozco volvió a su pueblo, Villafranca de Córdoba, para celebrar una Misa de acción de gracias por su ordenación episcopal

El viernes 3 de mayo fue un día especial para el pueblo de Villafranca de Córdoba. Un hijo del pueblo, meses antes había recibido la plenitud del sacerdocio con la consagración episcopal en la sede de San Torcuato, en la ciudad de Guadix. Muchos fueron los villafranqueños, encabezados por su párroco y el Sr. alcalde, los que se acercaron el pasado 22 de diciembre a la Catedral de Guadix para vivir aquellos momentos históricos e inolvidables.

Y en este mes de mayo, D. Francisco Jesús Orozco quiso corresponder a tanta gratitud de sus paisanos celebrando la primera Eucaristía como obispo en la parroquia que le vio nacer y alimentó su sed de eternidad en los momentos de infancia y juventud.

D. Eugenio, el párroco de Villafranca, junto a la hermandad de la Virgen de los Remedios, prepararon la celebración con esmero. Quisieron que la Patrona estuviese presente en la parroquia para este momento. Por ello, el domingo anterior realizaron una peregrinación extraordinaria con la imagen de la Virgen de los Remedios, desde su ermita a la parroquia del pueblo. Y ante ella, el prelado accitano, recordó sus primeros pasos en la fe en esta comunidad parroquial que le ha visto crecer y madurar como cristiano. Fueron momentos de emoción contenida por la referencia constante a personas y acontecimientos vividos en el pasado.

En el momento de acción de gracias, D. Eugenio en representación de la comunidad, explicó el regalo de la parroquia contenido en un anillo que recogía el simbolismo de su lema episcopal: «Tus heridas nos han curado». La hermandad de la Patrona le obsequió con un estandarte de piel, (que recibe el nombre de Cordobán), con la imagen de la Virgen de los Remedios en el centro. Acto seguido el Sr. alcalde, Francisco Palomares, expresó el orgullo de tener a un hijo del pueblo en la descendencia directa de los Apóstoles. Y le obsequió con un atuendo propio de los Obispos, una mitra.

D. Francisco Jesús, llegó a su pueblo acompañado por un grupo de accitanos, el Vicario General y otros sacerdotes, que agradecieron públicamente la generosidad en el desprendimiento que hacen, como diócesis de Córdoba, de D, Francisco Jesús, entregado ya al servicio de la Palabra de Dios y de la Iglesia local de Guadix.

Terminó la celebración con un pequeño ágape en las instalaciones de las escuela hogar que asisten la Hijas del Patrocinio de María, uno de cuyos fundadores, el P. Luis Pérez Ponce, es natural de Villafranca.

Ya por la tarde, administró el sacramento de la Confirmación a un grupo de adultos y celebró un bautizo.

José Francisco Serrano
Vicario General

Ver galería de imágenes

 para enlace