Imprimir esta página

San Marcos, rey de los charcos

Una de las calderas de potaje en Lugros por San Marcos Una de las calderas de potaje en Lugros por San Marcos

 

En Lugros se han repartido más de 400 kilos de garbanzos en un potaje que ha dado de comer a cientos de personas

Este año se ha cumplido. Por San Marcos ha llovido y una lluvia buena. Muchos de nuestros pueblos celebrarán este 25 de abril la fiesta de San Marcos, o lo harán en los próximos días, quizá buscando el fin de semana. Es un santo con una presencia importante en las devociones de nuestras parroquias, que son agrícolas y ganaderas y tienen a San Marcos como protector para los campos y los animales.

En Lugros, además, han repartido el potaje de garbanzos para todos los que viven en el pueblo y los que se han querido acercar de Guadix y de los pueblos de alrededor. Se han consumido 400 kilos de garbanzos en seco, que se han multiplicado en 20 calderas de más de 100 kilos cada una. Mucho potaje.

Para Lugros es un día de fiesta en el que se comparten la devoción a San Marcos y las viandas. Y lo mismo ocurre en los demás pueblos, donde se reparten roscos de pan y, en algunos lugares, se acompañan con queso o con habas. Polícar, Beas de Guadix, Jérez del marquesado, Alquife, Lanteira, Charhes,… son solo algunos de los pueblos donde se celebra.

Este año, además, San Marcos, que nos dejó el Evangelio que nos habla de Jesús con un estilo más claro y cercano, viene tan pegado a la fiesta de la Resurrección del Señor que ese compartir los rocos o el potaje es imagen de ese otro compartir la fe y la alegría de creer que nos propone la Pascua.

Este año, la fiesta de San Marcos viene completa: agua y buen tiempo para los campos, alegría por la cercanía al Domingo de Resurrección y muchas ganas de compartir la fe y contar con este santo evangelista como protector. Creer tiene todo esto.

Antonio Gómez