La catedral de Guadix acoge hoy la celebración del martirio del beato Manuel Medina Olmos

 

Con una celebración de la Eucaristía, que comenzará con la lectura de los salmos de la Liturgia de las Horas, la catedral de Guadix celebra la memoria del beato Manuel Medina Olmos. La celebración tendrá lugar a las 10 de la mañana, del jueves 30 de agosto, cuando se cumple el aniversario de su martirio, que ocurrió en los primero meses de la Guerra Civil. El cabildo catedralicio será quien recite los salmos y concelebre la Eucaristía, que estará presidida por el administrador diocesano, José Francisco Serrano.

Por supuesto, a la celebración están invitados todos los fieles que quieran asistir, para conmemorar el martirio del obispo Manuel Medina Olmos y sus compañeros mártires, entre los que está el que fuese obispo de Almería, Diego Ventaja, también beatificado.

En las parroquias de la diócesis también estará muy presente esta motivación en las celebraciones de la Eucaristía, así como en el pueblo de Lanteira, de donde era natural el beato Medina Olmos. Los lanteiranos, durante estos días, realizan un triduo y sacan en procesión una imagen del beato por las calles del pueblo.

Sin duda, la figura del obispo Manuel Medina Olmos ocupa un espacio significativo en la diócesis accitana. Son muchos los edificios, calles e instituciones que llevan su nombre. También está presente su imagen en la mayoría de las parroquias, recordando que ha sido uno de los últimos beatos accitanos proclamados por la Iglesia.

Reproducimos aquí la referencia que hay al beato Manuel Medina Olmos en la Wikipedia, donde también se recoge su biografía:

Beato Manuel Medina Olmos (Lanteira, Granada, 9 de agosto de 1869-Vícar, Almería, 30 de agosto de 1936) fue un sacerdote español, obispo de Guadix-Baza, asesinado durante la Guerra Civil. Considerado mártir por la Iglesia católica, fue beatificado en 1993.1​

Nacido en el seno de una humilde familia, quedó pronto huérfano de madre. Realizó estudios de bachillerato entre 1877 y 1882, obteniendo el premio extraordinario de bachiller, sección de Letras, en el Instituto de Almería. Cursó estudios de Derecho y de Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, y de Teología en el Seminario Central de Granada. Fue ordenado sacerdote en agosto de 1891, ejerciendo sucesivamente de párroco en el Sagrario de Guadix y de canónigo del Sacromonte de Granada. Colaboró con el padre Manjón en las escuelas del Ave María, siendo a partir de 1895 subdirector de dicha institución.

Desde 1896 fue profesor de Metafísica en la Facultad Civil del Colegio del Sacromonte, en la que se licenció en Derecho el 3 de abril de 1898. Fue nombrado rector del mismo colegio en 1901. Obtuvo la licenciatura en Filosofía y Letras el 26 de septiembre del mismo año en la Universidad de Granada.

Durante estos años escribió y publicó un ensayo sobre el que fuera fundador del la Abadía del Sacromonte, el arzobispo Pedro Vaca Castro y Quiñones, un libro de teatro infantil, la comedia La mejor lima social, las zarzuelas El día de Inocentes, a la que puso música el maestro Alonso, Los peligros del mentir y La primera gracia, así como un tratado sobre la obra jurídica del Padre Suárez, publicado en 1917.

El 14 de diciembre de 1925 fue preconizado obispo auxiliar de Granada, archidiócesis que estaba entonces a cargo del cardenal Casanova. Tres años más tarde fue nombrado obispo de Guadix, tomando posesión el 30 de noviembre de 1928. Entre 1934 y 1935 fue administrador apostólico de la diócesis de Almería.

Realizó entre los años 1929 y 1932 una completa visita pastoral a la diócesis a su cargo. De entre sus cartas pastorales, el propio obispo destacó las dos de 1931 tituladas «La nueva Constitución Española» (29-6-1931) y «El capital y el trabajo» (17-9-1931).

Tras un registro del palacio arzobispal, el 27 de julio de 1936 fue apresado por un grupo encabezado por el alcalde de Guadix, y trasladado posteriormente, junto a otros tres sacerdotes, a Almería, permaneciendo preso en la casa del vicario general, en el barco prisión Astoy Mendi y en el acorazado Jaime I, hasta que en la madrugada del 30 de agosto de 1936, fue trasladado en camión hasta el barranco de los Chismes en término de Vícar, donde lo fusilaron junto a otros dieciséis sacerdotes y seglares.

Iniciado en 1954 su proceso de beatificación, fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 10 de octubre de 1993, estableciéndose el 30 de agosto como fiesta conmemorativa.

Es copatrón de Lanteira, su aldea natal, donde se saca en procesión su imagen cada 30 de agosto durante las fiestas que se celebran en su honor.