Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

EL CARIÑO DE DIOS

“Como un padre siente ternura por sus hijos, así Dios siente ternura por sus fieles” (ver Salmo 103,13) oramos en una bellísima plegaria eucarística; y ¡qué verdad!, Dios tiene cariño por todo lo creado, ama todo lo creado, pues “si hubiera odiado alguna cosa, no la habría creado”, escuchamos sabiamente en la 1ª lectura de hoy (Sab 11,22-12,2). Dios es fuente de vida, Dios ama la vida; ama su obra creadora porque en ella reside su mismo espíritu. Dios es “Señor, amigo de la vida” y esto nos interpela continuamente para que vayamos concretando nuestro actuar y dando prioridades a todas las acciones que den vida, produzcan vida y dignifiquen la vida (Salmo 144).

Este sábado 2 de noviembre ha sido, como todos los años, un día muy especial, dedicado a visitar a los difuntos en el cementerio y, por supuesto, a rezar por ellos con la esperanza puesta en la resurrección. En todos los cementerios, o casi todos, ha habido celebraciones de la Eucaristía para pedir al Señor por los difuntos. También en el cementerio de Guadix, donde se tuvo que celebrar la Misa en la capilla por causa del mal tiempo. Estuvo presidida por el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, que habló de cómo Cristo es camino de vida y de resurrección, y del mensaje de esperanza que la Iglesia proclama frente al dolor y el sinsentido de la muerte.

Este fin de semana se están celebrando las festividades del día de Todos los Santos y del día de Todos los Difuntos, los días 1 y 2 de noviembre respectivamente. Estos días se suelen visitar los cementerios para llevar flores, pero, también, para rezar por los seres queridos que ya nos han dejado. Por eso, en la mayor parte de los cementerios habrá celebraciones de la Eucaristía, para ofrecer la Misa por los difuntos y rezar un responso por ellos.

La Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Guadix inaugurará el curso cofrade 2019-2020 el domingo 3 de noviembre. El acto de inauguración estará presidido por obispo de Guadix, Mons. Francisco Jesús Orozco.

Con la alegría y espontaneidad que transmiten los niños, el 1 de noviembre, día de Todos los Santos, la parroquia de La Peza celebró, un año más, el desfile de modelos”. En este caso, modelos de santidad.

Un año más, cuando el mes de noviembre llega, los sentimientos se avivan y se agolpa a las puertas de nuestro corazón el recuerdo de nuestros seres queridos. Por ello, en todos los pueblos de nuestra diócesis, por pequeños que sean, se va a los cementerios para celebrar la Eucaristía. También en Huéscar, en el día de ayer viernes, 1 de noviembre, tenía lugar la celebración de la Eucaristía en el cementerio.

D. Francisco Jesús Orozco será el predicador de la septena en honor de la Virgen de las Angustias, patrona de Guadix. Así lo ha querido la Archicofradía de la Virgen de las Angustias, que ya prepara los días grandes de la ciudad accitana en torno a su patrona. Comenzará la septena el domingo 3 de noviembre, por la tarde, y terminará el sábado día 9. El día grande será el domingo 10, con una solemne Misa Pontifical, que también presidirá el obispo accitano, y una procesión.

Ayer miércoles, 30 de octubre, quedó constituido un nuevo Consejo de Presbíteros en la diócesis de Guadix. Después de la elección de sus miembros, de acuerdo a los nuevos estatutos que ha aprobado el obispo accitano, los miembros de este consejo se reunieron, por primera vez, en sesión ordinaria. Fue el miércoles 30, por la mañana, en el obispado.

Los profesores de Religión de la diócesis de Guadix han recibido, un año más, la entrega de la “Misio Canónica” para el desempeño de su profesión, también, como un encargo de la misma Iglesia. El acto tuvo lugar el domingo 27de octubre, en el Hospital Real de Guadix. Unos 80 profesores, tanto de la enseñanza pública como de la privada, se dieron cita en una jornada a la que también asistieron los profesores que forman parte del claustro del Centro de Formación Teológico Pastoral “San Torcuato”.

El pasado miércoles 23 de octubre, los sacerdotes del arciprestazgo de la Sagra-Huéscar se reunieron para tener su retiro espiritual mensual. El encargado de dirigir dicho retiro fue el sacerdote Horacio Iruela, párroco de Castilléjar, que quiso que fuera en la ermita de San Eduardo, en el bello paraje de Duda, por los sentimientos que le unen a dicho lugar, ya que dicha ermita se construyó estando él de párroco de San Clemente, hoy ocupado por el pantano.