Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

Guadix fue el faro de luz de la fe cristiana en medio del mundo pagano. En su condición de cruce de caminos, extendió el resplandor del evangelio en la primera evangelización. Ahora se nos invita a vivir un camino desde la luz de Guadix a la Cruz de Caravaca. Cruz y Luz, en la hondura de la fe, son una sola y misma cosa. Los puertos de Cartagena y Tarragona eran la entrada de las novedades en la Hispania romana; desde la costa, los cruces de caminos expandían las noticias. También la “Buena Nueva” del Evangelio.

Del 5 al 9 de diciembre, un grupo de accitanos han peregrinado a Lourdes, en un viaje organizado por la parroquia de Santiago, de Guadix. Ha sido una peregrinación muy mariana, dado que, además de rezar ante la Virgen de Lourdes, los peregrinos han podido hacerlo, también, ante la Virgen del Pilar, en Zaragoza.
En Lourdes, los accitanos participaron en las actividades y celebraciones habituales en el santuario: por la tarde, en el Viacrucis y celebración de la Unción de enfermos, y, por la noche, en la vigilia de la inmaculada y la procesión de antorchas.

Coincidiendo con la festividad litúrgica de la Inmaculada Concepción, el pasado domingo 8 de diciembre, segundo domingo del tiempo de Adviento, la Hermandad de la Inmaculada Concepción, celebraba, a las 12 de la mañana, la Misa en su honor y posteriormente la procesión con su sagrada titular, acompañada de las hermandades y la banda municipal de Huéscar. Antes, desde el día 29 de noviembre hasta el 7 de diciembre, cada tarde en la parroquia de Santa María tenía lugar la Novena en honor a la Inmaculada.

 

Con la presencia del obispo, la Cruz peregrina fue entregada a la diócesis de Jaén, tras recorrer toda la diócesis de Guadix

Cuevas del Campo ha sido la última parroquia por la que ha pasado la Cruz de Lampedusa en la diócesis de Guadix. Allí se hizo la entrega de esta Cruz a la diócesis vecina de Jaén, al final de la tarde del domingo 8 de diciembre, en una celebración a la que asistió el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco. Durante una semana, del lunes 2 al domingo 8 de diciembre, la Cruz de Lampedusa ha recorrido un buen número de parroquias de la diócesis de Guadix, de norte a sur, y en todas se han vivido momentos de emoción, de adoración y de oración.

Con su presencia en Cuevas del Campo, el obispo accitano ha estado presente tanto en el recibimiento de la Cruz, en Guadix, como en su despedida. También ha estado en otros actos en los que esta Cruz ha sido protagonista, o ha querido que la Cruz de Lampedusa presida celebraciones importantes vividas en la diócesis, como la ordenación de tres diáconos, el sábado 7 de diciembre, en la Catedral.

La catedral de Guadix acogió, un año más, la celebración de la Vigilia Diocesana de la Inmaculada. Estaba organizada por la delegación de Juventud y fue presidida por el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco. Tuvo lugar el sábado 7 de diciembre, con la asistencia de jóvenes y de files de la ciudad accitana.

Durante la vigilia de oración hubo exposición de Santísimo y testimonios de jóvenes, que ayudaron a rezar. También los tres nuevos diáconos, que se había ordenado esa misma mañana en la catedral, ofrecieron sus testimonios de vocación y compartieron la alegría de su ordenación.

El sábado 7 de diciembre, se celebró en la catedral e Guadix la ordenación de tres nuevos diáconos. Fue una Misa muy solemne, presidida pro el obispo accitano, D. Francisco Jesús Orozco, y concelebrada muy muchos sacerdotes, venidos de los pueblos de la diócesis, pero, también, de las diócesis vecinas de Cartagena, en cuyo seminario han estudiado los nuevos diáconos, y de Granada. También había muchos fieles, de Guadix y de otros lugares, que han querido acompañar a estos jóvenes en este paso tan importante camino del sacerdocio. Los nuevos diáconos son los acitanos Manuel Requena y Antonio David Pérez, y el granadino Ramiro Avidad. Los tres han pasado por el Seminario de Guadix y se han formado durante años para este momento.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1.26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo:
«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».

La Cruz de Lampedusa pasó por Huéscar. Esta Cruz, elaborada en el año 2014 con las tablas de los barcos naufragados en la isla italiana de Lampedusa, ha recorrido nuestra diócesis durante la primera semana del mes de diciembre y, también, pasó por la parroquia de Huéscar.
Tras su paso por varias diócesis españolas, la Cruz de Lampedusa llegó a nuestra diócesis y, también, pasó por Huéscar. La Cruz vino desde Galera, el miércoles día 5, a las 20,30 de la tarde, y fue recibida en la puerta de la calle comercio para ser introducida en el templo, donde tuvo lugar una vigilia de oración. Ante ella se guardó silencio, se reflexionó a luz de la Palabra de Dios que se iba proclamando y se rezó. Cada uno de los asistentes, siguiendo las indicaciones del papa Francisco, pudo hacerse la pregunta ¿qué podemos hacer nosotros? ¿qué `puedo hacer yo?

La Cruz de Lampedusa pasó por Huéscar. Esta Cruz, elaborada en el año 2014 con las tablas de los barcos naufragados en la isla italiana de Lampedusa, ha recorrido nuestra diócesis durante la primera semana del mes de diciembre y, también, pasó por la parroquia de Huéscar.
Tras su paso por varias diócesis españolas, la Cruz de Lampedusa llegó a nuestra diócesis y, también, pasó por Huéscar. La Cruz vino desde Galera, el miércoles día 5, a las 20,30 de la tarde, y fue recibida en la puerta de la calle comercio para ser introducida en el templo, donde tuvo lugar una vigilia de oración. Ante ella se guardó silencio, se reflexionó a luz de la Palabra de Dios que se iba proclamando y se rezó. Cada uno de los asistentes, siguiendo las indicaciones del papa Francisco, pudo hacerse la pregunta ¿qué podemos hacer nosotros? ¿qué `puedo hacer yo?

La Vigilia Diocesana de la Inmaculada se va a realizar este año en la catedral de Guadix. Será este sábado 7 de diciembre, a las 6´30 de la tarde. La Vigilia estará presidida por el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, y contará con la participación de jóvenes. Se trata de una vigilia de oración que tiene carácter diocesano y que está organizada por la delegación de Juventud.
Aunque está preparada por los jóvenes, a la Vigilia de la Inmaculada se invita a todo el mundo y de todas las edades. Será una ocasión más para celebrar y compartir juntos la fe y la devoción a la Virgen, nuestra Madre.