Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

 

“El poder de cada persona. Cada gesto cuenta”

Queridos hermanos y hermanas: ¡Qué bueno es el Señor que nunca nos deja solos, ni nos abandona en la tempestad de las pandemias de nuestro mundo! Siempre nos hace reconocerlo en quienes peor lo pasan y llevan las cruces más pesadas.

El próximo domingo 14 de junio, celebramos la fiesta de la Eucaristía y del amor fraterno, la solemnidad del Corpus Christi, que nos hace dar gracias al Señor por su Presencia real en el don eucarístico y su presencia prolongada en los que más sufren. El día de la Caridad nos llama a la oración ante el Santísimo para descubrir en nuestro interior qué podemos hacer en el cambio que nuestro mundo necesita. Ante el Señor realmente presente en la Eucaristía, contemplemos la escalada de pobreza que ha provocado la situación de alarma en la que vivimos, multiplicando el sufrimiento de muchas personas, tal vez cerca de nuestra casa, hermanos que han quedado en las cunetas de nuestra sociedad al perder sus trabajos o al agudizarse las difíciles situaciones que ya vivían antes del covid19. Miremos tanto dolor, preocupaciones y pobreza, ante la inesperada situación que estamos viviendo. Eucaristía y amor a los pobres es un binomio inseparable que constantemente denuncia nuestra hipocresía y nuestra indiferencia.

“El poder de cada persona. Cada gesto cuenta”

Queridos hermanos y hermanas: ¡Qué bueno es el Señor que nunca nos deja solos, ni nos abandona en la tempestad de las pandemias de nuestro mundo! Siempre nos hace reconocerlo en quienes peor lo pasan y llevan las cruces más pesadas.

El próximo domingo 14 de junio, celebramos la fiesta de la Eucaristía y del amor fraterno, la solemnidad del Corpus Christi, que nos hace dar gracias al Señor por su Presencia real en el don eucarístico y su presencia prolongada en los que más sufren. El día de la Caridad nos llama a la oración ante el Santísimo para descubrir en nuestro interior qué podemos hacer en el cambio que nuestro mundo necesita. Ante el Señor realmente presente en la Eucaristía, contemplemos la escalada de pobreza que ha provocado la situación de alarma en la que vivimos, multiplicando el sufrimiento de muchas personas, tal vez cerca de nuestra casa, hermanos que han quedado en las cunetas de nuestra sociedad al perder sus trabajos o al agudizarse las difíciles situaciones que ya vivían antes del covid19. Miremos tanto dolor, preocupaciones y pobreza, ante la inesperada situación que estamos viviendo. Eucaristía y amor a los pobres es un binomio inseparable que constantemente denuncia nuestra hipocresía y nuestra indiferencia.

En las vísperas del día del Corpus Christi, tuvo lugar un encuentro del Obispo, D. Francisco Jesús Orozco, con los profesores de Religión de la diócesis, tanto de la enseñanza pública como de la concertada. Nos conectamos mediante videoconferencia más de 73 profesores con la finalidad de poder “vernos”, aunque sea a través de la pantalla y antes de finalizar el curso, para “animarnos y compartir”.
Ha sido un encuentro muy especial por varias razones. Una de ellas, es la situación, que se ha experimentado dura, todo el tiempo de confinamiento a causa del Covid- 19, pues ha provocado un cambio por completo en el panorama educativo, en el que el profesorado de Religión también ha realizado un esfuerzo muy grande para adaptarse a la docencia vía telemática.

Este domingo la iglesia celebra el día del Corpus Christi, un día para valorar lo que implica la presencia de Jesús en el sacramento de la Eucaristía. Una presencia que nos da vida y esperanza, pero que, también nos compromete.

Estos meses de confinamiento por la pandemia, en los que no ha habido celebraciones de la Misa con fieles, hemos podido comprobar cuánto necesitamos participar de la Misa, compartir con otros la fe, celebrar juntos la presencia del Señor Jesús en la Eucaristía. Y es así, como también lo es el hecho de que la Eucaristía nos compromete.

Documentos proporcionados por José Rivera Tuvilla, personal voluntario del Archivo de la diócesis de Guadix:

Nota Manuscrita del Libro de Actas misionales de los Padres Redentoristas, predicadores de la Misión de 1945.

El Archivo Diocesano relata la cantidad de materiales documentales que se conservan en sus estanterías sobre la consagración de la diócesis al Sagrado Corazón, en 1945, y que e pueden consultar

Si no fuera por el Archivo Histórico Diocesano de Guadix no tendríamos memoria colectiva en nuestra Iglesia particular. Si no fuera por la Biblioteca Diocesana, la inmensa bibliografía almacenada durante siglos, quedaría baldía.

Si no fuera por las personas que trabajamos en el Archivo y en la Biblioteca, la verdad, sus ricos materiales no podrían darse a conocer. Quiero, por tanto, hacer patente mi gratitud y reconocimiento a cuantos hacen posible el funcionamiento de estos "almacenes de la sabiduría de Cristo".

 

Este mes de junio ha nacido una nueva revista, Migreda, para conectar al Seminario con la diócesis y a todos con el Seminario. Y nace cuando el Seminario está comenzando una nueva etapa de su historia, al volver a la ciudad de Guadix, al menos, el Seminario Menor. Desde hace unos meses, las instalaciones parroquiales del Corazón de Jesús, la conocida como iglesia de la Estación, acogen las dependencias del Seminario Menor, tras una profunda reforma. Y esta nueva revista es el eco de la nueva etapa para el Seminario.

En el primer número de Migreda hay un saludo del Obispo, D. Francisco Jesús Orozco, en el que habla de esta nueva etapa en el Seminario diocesano: “ahora toca seguir reconstruyendo el verdadero edificio, que son las personas, los jóvenes que con su «sí» muestran la generosidad del Señor para todos….Necesitamos jóvenes valientes que quieran ser sacerdotes”.

 

También anunció el Obispo accitano la consagración de toda la diócesis al Corazón de Jesús el próximo 19 de junio

Con una Misa en la catedral, el lunes 8 de junio, se ha conmemorado el 75 aniversario de la colocación de la imagen del Corazón de Jesús en lo alto de su torre. Un aniversario que no deja de ser un pretexto para volver a dirigir la mirada al Corazón de Jesús hoy y, como entonces, vivir una renovación en la fe. Así lo ha venido a manifestar el Obispo accitano, durante la homilía, cuando ha recordado lo que significa la devoción al Corazón de Jesús y ha convocado a la diócesis a vivir un Año Diocesano y una Misión Popular.

La delegación de Apostolado Seglar nos invita a asistir a una conferencia, pero sin salir de casa. El próximo miércoles, 10 de junio, a las 7 y media de la tarde y a través de Zoom, habrá una conferencia sobre el cristianismo y la fe después de este tiempo de pandemia que tanto nos ha marcado. La conferencia estará impartida por el profesor José Francisco Serrano Oceja, que es profesor de la universidad San Pablo CEU, de Madrid. “Tenemos que dar la vuelta al mundo. Iglesia y cristianismo en tiempos de pospandemia” es el título de una conferencia que nos hará repensar lo que veníamos haciendo como Iglesia y nos animará a aprovechar esta situación de crisis sanitaria para salir fortalecidos, también como Iglesia.

En un vídeo hecho público el pasado 4 de junio, D. Francisco Jesús Orozco ha anunciado un Año Diocesano del Corazón de Jesús para la diócesis de Guadix, que comenzará el 19 de junio, día de su fiesta litúrgica, y se prolongará hasta el 2021. Se quiere conmemorar así el 75 aniversario de la entronización de la imagen del Corazón de Jesús en lo alto de la torre de la Catedral. También, ese día, se inaugurará una exposición con documentos e imágenes de la instalación de la escultura en el campanario y del mecanismo que le permitía girar a lo largo del día, bendiciendo así a toda la ciudad y toda la diócesis.

También ha anunciado una Misión Popular en la diócesis para aprovechar este aniversario con fines pastorales, dinamizando la vida diocesana.