Subvenciones recibidas

1.- El proyecto ADPTACIÓN DE LA IGLESIA DE LA MAGDALENA PARA ALBERGAR EL ARCHIVO DIOCESANO DE GUADIX ha sido aprobado en el marco del programa LIDERA (Eje 4 LEADER del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía) que gestiona el GDR de Guadix, siendo financiada la subvención otorgada por la UE a través de FEADER (80%) y por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía (20%). Dicha subvención asciende a la cantidad de trescientos mil euros, con una inversión total que supera los cuatrocientos mil euros. Lo que ha posibilitado:

    • La puesta en valor del gran fondo archivístico y bibliográfico de la Diócesis de Guadix
    • Dotar de un espacio que cumpla las condiciones de conservación y seguridad para albergar el archivo histórico
    • Recuperar para la ciudad un espacio que se encontraba sin uso como es la Iglesia de la Magdalena
    • La creación de dos puestos de trabajo.

 

2.- REHABILITACIÓN DEL HOSPITAL REAL E IGLESIA DE SAN TORCUATO PARA RESIDENCIA DE SACERDOTES MAYORES Y CENTRO CULTURAL ABIERTO.

 Subvención aprobada en el marco de la Convocatoria del 1,5% Cultural, realizada por Resolución del Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda de 24 de noviembre de 2014, y aprobada la resolución de concesión definitiva, con fecha 18 de diciembre de 2015, por la Ministra de Fomento Dña. Ana María Pastor.

 El presente proyecto pretende la recuperación del conjunto arquitectónico formado por el Hospital Real e Iglesia de San Torcuato, ubicado en pleno casco histórico de la ciudad de Guadix, para residencia sacerdotal y centro cultural abierto. La inversión total del proyecto asciende a la cantidad de 2.014.780,08 €, siendo subvencionada la inversión correspondiente a la parte pública del proyecto que asciende a la cantidad de 1.230.325,52 € con una aportación del Ministerio de Fomento de 910.817,75 €.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO:

 El presente proyecto pretende la rehabilitación integral del complejo arquitectónico del Hospital Real de la Caridad, compuesto por el edificio del hospital y la Iglesia de San Torcuato, edificios totalmente ligados tanto en uso como estructuralmente. Este edificio ha sido colegio de los jesuitas hasta 1769, hospital hasta 1980 y utilizado hasta fechas recientes como dependencias para uso benéfico-social.  Con la rehabilitación de este edificio se está actuando en el corazón del Casco Histórico de la Ciudad de Guadix, una zona que con el paso del tiempo se ha ido despoblando, con el consiguiente abandono de edificios que hacen que estos se encuentren en ruina y en serio peligro de derrumbe, el propio edificio objeto del proyecto es un claro ejemplo de la situación del barrio.

El proyecto se divide en dos fases:

  • Rehabilitación: Esta primera fase es la de la obra propiamente dicha, dada las dimensiones del edificio esta se prolongaría por al menos un año o año y medio, en la que se necesitaría cuantiosa mano de obra y en especial de artesanos y oficios tradicionales tan íntimamente ligados a las rehabilitaciones de estos edificios históricos.
  • Puesta en valor y explotación: En esta segunda fase se pretende mostrar, dar uso a este edificio y llenarlo de vida. Estos edificios sin un  uso continuo y prolongado se deterioran a marchas forzadas. Esta fase va encaminada a dotar de todo lo necesario el edificio para que albergue una exposición permanente sobre la historia del Hospital Real de la Caridad de Guadix, en la que se abriría al público la planta baja del edificio junto con la Iglesia de San Torcuato. Y la instalación de una residencia para sacerdotes mayores que ocuparía la primera y segunda planta.

Este tipo de inversiones son de gran importancia, aún más si se trata de una inversión en la zona más deprimida de Europa, conjugan dos objetivos muy importantes, generan gran cantidad de mano de obra durante la rehabilitación fomentando los oficios artesanos tradicionales, como son los oficios de carpinteros y alfareros muy importantes tradicionalmente en esta zona y que debido a los nuevos métodos constructivos se están perdiendo, y los puesto de trabajo necesarios para su explotación. Y revitalizan los barrios históricos ya que al dotarlo de un nuevo atractivo turístico y  al instalar en ellos una actividad permanente, esto hace que se genere un flujo continuo de visitantes en el barrio, que lo llena de vida,  fomentan la rehabilitación de edificios abandonados, instalación de pequeños negocios y la consiguiente inversión pública en la mejora del entorno.

No podemos dejar de mencionar la repercusión cultural y sentimental de este proyecto, se está actuado en un edificio directamente ligado a la vida de la ciudad y del entorno, en este edificio han nacido gran parte de los habitantes de la ciudad, se ha atendido en el sanitariamente a las comarcas de Guadix, Baza, Huescar y gran parte del norte de la provincia de Almería durante siglos, sirvió de hospital militar durante la invasión francesa y para el cuidado, formación y crianza de los niños expósitos, fue centro de atención durante la epidemias de tuberculosis en la que pereció un gran porcentaje de la población, de albergue y comedor para los transeúntes que pasaban por la ciudad y un largo etcétera. En sus muros está escrita la vida de la ciudad y de sus gentes. De aquí la gran importancia de dedicar un espacio expositivo para que la historia de esta importante institución sea transmitida a las próximas generaciones.  

OBJETIVOS:

 Con el proyecto se pretende la consecución de los siguientes objetivos:

  • Reforma de un complejo arquitectónico, catalogado dentro del Conjunto Histórico de la Ciudad de Guadix, declarado Bien de Interés Cultural en el año 2009. Dando vida a un edificio en desuso y revitalizando un barrio cada vez más deteriorado y despoblado.
  • Mostrar y transmitir  a la sociedad la historia de una de las instituciones caritativas y sociales de gran repercusión histórica y social no sólo en la ciudad, sino en toda el área de influencia que abarcaba las comarcas de Guadix, Baza y Huéscar y los municipios almerienses de Fiñana, Abla y Ablucena., a través de una exposición permanente, que muestre su historia, las actividades sociales, caritativas y educativas y su labor en los hechos históricos más relevantes de la ciudad.
  • Dotar de un lugar de residencia a los sacerdotes mayores y a los familiares que le han acompañado en su vida. Posibilitando así una atención digna a estas personas que han dedicado toda su vida a los demás y dotándole de un lugar donde pueden seguir siendo y sintiéndose plenamente sacerdotes en la última etapa de su vida.
  • Ser un motor generador de riqueza, abriendo a la visita turística un nuevo espacio en la ciudad, dotándolo de una actividad social permanente con  la instalación de la residencia para sacerdotes mayores, con la consiguiente creación de puestos de trabajo tanto en su rehabilitación como en su actividad diaria.”