Segundo Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B. 14 de enero de 2017

 

LLAMADA, ENCUENTRO Y RESPUESTA. FASCINADOS DE JESÚS

Nunca perdemos de vista que los Evangelios son fruto de la Resurrección de Jesús. Tal acontecimiento, dio una nueva orientación a todo lo que los primeros seguidores de Jesús habían visto y vivido. De aquí que el Evangelista San Juan concrete, en el pasaje de hoy, lo que supuso para aquellas personas el encuentro y el descubrimiento de Jesús y destaque los diversos títulos con los que se reconocía a Jesús a lo largo del Evangelio: Cordero de Dios, Maestro, Mesías, Hijo de Dios, Rey de Israel. Por todo ello, no lo podemos considerar un relato histórico, sino una reflexión teológica a la luz de la Resurrección y la acción del Espíritu Santo con recuerdos históricos importantes y detalles concretos que quedaron grabados para siempre en quien escribe, dando lugar a los relatos que narran procesos vocacionales: llamada, encuentro y respuesta.


Como en otras ocasiones hemos comentado, será testimonio personal de quien se ha encontrado con Jesús, el que provoque que otros también le sigan. La experiencia personal de cada uno en el seguimiento de Jesús, es necesaria y vital para mantenerse en la fe inicial que recibimos en el Bautismo y que otros nos han transmitido: “fueron, vieron donde vivía y se quedaron con él aquel día” (Jn 1,35-42).
“¿Qué buscáis?”. Es la pregunta de Jesús que toca profundamente las raíces mismas de nuestra vida. Nos invitan a la búsqueda y el sentido de nuestra vida para encontrar, en cada momento, razones que nos permitan mantenernos en la opción elegida. Unas razones que, si bien para otros no sirven, nos sirven y ayudan a nosotros por ser el fruto de nuestra experiencia cotidiana en ese mantener la fe, sabiendo que vivimos esta experiencia “ut si Deus non daretur” (como si Dios no existiera) enfrentándonos en cada momento al mundo y sus exigencias, dispuestos siempre, a dar razón de nuestra esperanza a quien nos lo pida (1Pe 3,15).
En más de una ocasión cuando se nos ha pedido que expresemos y concretemos nuestra fe, seguro que hemos recurrido a frases hechas, a normas u obligaciones, a situarla como mera tradición recibida de nuestros padres o que vivimos en un país de tradición católica pero, casi sin darnos cuenta, hemos olvidado expresarla desde la experiencia personal, desde el sentimiento y el entusiasmo profundos que supone para nosotros habernos encontrado con el Dios de Jesús y haber vivido, desde ese momento, una profunda experiencia de amor.
Sería mejor que recurriéramos a expresar y testimoniar que tras la Eucaristía de hoy o tras la oración de otro día o, mejor que, en la celebración del matrimonio, o de la muerte, u otra cualquiera, hemos sentido la necesidad de entender la vida y las relaciones humanas de una determinada manera; o que necesitamos pedir perdón a alguien concreto, porque ha sido una exigencia vivida tras la Eucaristía o tras la celebración del perdón. También mi participación en la Asociación Proyecto Hombre, la colaboración en el Fondo de Solidaridad Paz y Esperanza, o mi voluntariado en Caritas, mi presencia en la Asociación de vecinos, el apoyo y trabajo con gitanos o mi acción justa como trabajador, empresario, etc. son fruto de mi opción creyente de seguir a Jesús más de cerca buscando siempre la dignidad de las personas, aquello que las hace más felices.
Quizás habrá que acogerse a las palabras del apóstol y decir “no os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros. Por tanto, ¡glorificad a Dios con vuestro cuerpo! (1Cor 6,20); y a las de Samuel y el Salmista cuando dicen: “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad” y añadir “vengo ante tu altar a renovar mi fidelidad”, que dirá el beato Antonio Chevrier, fundador de la Asociación de Sacerdotes del Prado.
José Mª Tortosa Alarcón. Párroco de Jérez del Marquesado y Albuñán

PREGUNTAS:
1. ¿Cómo es mi historia de encuentro personal con Jesús? ¿Qué o quién la provocó? ¿Quién o qué la mantiene?
2. ¿Qué busco yo? ¿Por qué, dónde?
3. Escribir y comentar con alguien mi itinerario personal de fe destacando hechos, personas, lugares concretos que han quedado grabados en mi vida.

 

Modificado por última vez enDomingo, 14 Enero 2018 07:23