Oficina de Comunicación

Oficina de Comunicación

Mons. Francisco Jesús Orozco, obispo de Guadix, bendijo, el domingo 3 de marzo, la nueva corona y el cetro que llevará la Virgen del Rosario, en la parroquia accitana de San Miguel. En la celebración de bendición, el obispo estuvo acompañado por el párroco, Antonio Fajardo, y por la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Virgen del Rosario, encabezada por su hermano mayor, Juan Antonio Pérez Pérez.

 

SACAR LO MEJOR DE NOSOTRO MISMOS

Posiblemente, después de escuchar estas lecturas del día de hoy podamos decir, ¡menos mal! ya llegamos al final del sermón de la llanura que comenzamos a leer y escuchar hace unos domingos, porque sus palabras y exigencias son de una intensidad que nos cuesta seguirlo y ser todo lo coherentes que se nos está pidiendo.

SACAR LO MEJOR DE NOSOTRO MISMOS

Posiblemente, después de escuchar estas lecturas del día de hoy podamos decir, ¡menos mal! ya llegamos al final del sermón de la llanura que comenzamos a leer y escuchar hace unos domingos, porque sus palabras y exigencias son de una intensidad que nos cuesta seguirlo y ser todo lo coherentes que se nos está pidiendo.

El jueves 28 de febrero, el obispo de Guadix, Mons. Francisco Jesús Orozco, fue invitado para bendecir una librería en Purullena. Junto a los propietarios, familiares y amigos, y acompañado por el párroco de Purullena, Andrés Galiano, Mos. Orozco bendijo el local y el nuevo negocio para esta familia.
En sus palabras, el prelado manifestó la alegría que le produce bendecir un negocio, que supondrá sustento para la familia, en estos tiempos tan difíciles para los emprendedores. También manifestó que, como obispo, “estará siempre disponible para bendecir y apoyar a los que miran al futuro de la zona siendo empresarios”.

 

Con alegría os anuncio la noticia que seguramente conocéis ya por los medios de comunicación, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha otorgado la medalla de Andalucía a Cáritas Regional. Es un reconocimiento a todo un trabajo colectivo de las diez Cáritas Diocesanas, a sus más de 13.500 voluntarios, trabajadores y colaboradores , que llevan más de 50 años trabajando por las personas y colectivos más desfavorecidos de la sociedad.

Con alegría os anuncio la noticia que seguramente conocéis ya por los medios de comunicación, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha otorgado la medalla de Andalucía a Cáritas Regional. Es un reconocimiento a todo un trabajo colectivo de las diez Cáritas Diocesanas, a sus más de 13.500 voluntarios, trabajadores y colaboradores , que llevan más de 50 años trabajando por las personas y colectivos más desfavorecidos de la sociedad.

 

Queridos hermanos y hermanas:

Cada año, a través de la Madre Iglesia, Dios «concede a sus hijos anhelar, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que […] por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios» (Prefacio I de Cuaresma). De este modo podemos caminar, de Pascua en Pascua, hacia el cumplimiento de aquella salvación que ya hemos recibido gracias al misterio pascual de Cristo: «Pues hemos sido salvados en esperanza» (Rm 8,24). Este misterio de salvación, que ya obra en nosotros durante la vida terrena, es un proceso dinámico que incluye también a la historia y a toda la creación. San Pablo llega a decir: «La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8,19). Desde esta perspectiva querría sugerir algunos puntos de reflexión, que acompañen nuestro camino de conversión en la próxima Cuaresma.

Cáritas Diocesana recibió la visita del obispo, Mons. Francisco Jesús Orozco, el pasado lunes 25 de febrero. Fue una visita programada para que el prelado accitano conociese las instalaciones de Cáritas Diocesana y de Cáritas Interparroquial de Guadix. Durante buena parte de la mañana, D. Francisco Jesús Orozco visitó las oficinas de Cáritas Diocesana, las de Cáritas Interparroquial de Guadix, el Ropero, el Centro de Empleo y Albergue del Transeúnte, así como el resto de instalaciones del Patronato del Corazón de Jesús.

 

Acaban de cumplirse dos meses de la ordenación episcopal de Mons. Francisco Jesús Orozco como obispo de Guadix. Fue el 22 de diciembre del año pasado, en la catedral accitana, en una ceremonia muy solemne y gozosa. La catedral estaba a rebosar entre los accitanos venidos de todas las parroquias de la diócesis, y los cordobeses, de los que se desplazaron más de un millar. En una entrevista concedía por el obispo a la oficina de comunicación de la diócesis de Guadix, Mons. Orozco reconoce que aún permanecen vivos los recuerdos de aquel día. Hace tan poco tiempo, dice, “que todavía estoy en la luna de miel”. Sobre todo, recuerda de ese día a la gente que le acompañó y el regalo que le dio el Señor en la consagración: las personas y las comunidades parroquiales que forman la diócesis de Guadix.

Una ruta de nivel extremo

¡Madre mía, madre mía! ¿Quién puede con esto? Como se suele decir, estamos llegando a un extremo que no hay quien pueda con ello. Así es el Evangelio y la propuesta de felicidad que Jesús nos hace: “amad a vuestros enemigos…” (Lc 6,27-38) y sed compasivos como “el Señor es compasivo y misericordioso” (Sal 102). Está clarísimo el camino y la ruta a seguir, son de nivel extremo, de máximos porque los mínimos ya los vamos poniendo nosotros a lo largo de nuestra vida.