Escudo

EL ESCUDO DEL PONTIFICADO DE MONS. GINÉS GARCÍA BELTRÁN



Como todos los obispos, y cumpliendo con una memorable tradición, Mons. Ginés García también ha presentado, antes de su consagración, un escudo para que sea imagen de lo que quiere en su pontificado.

Se trata de un escudo en el que hay elementos de su historia personal, pero también de las diócesis de Guadix y Almería.

Así, junto a la Cruz de Jerusalén, imagen de Cristo –en alusión al lema episcopal “para mí la vida es Cristo”- hay una barca en medio del oleaje. La barca está impulsada por una vela en la que está dibujado un Crismón, que representa a Cristo. La barca es la Iglesia, que navega en medio de las dificultades de este mundo, impulsada siempre por Cristo y su Evangelio y, sobre todo, confiada en Él.

Debajo, hay una ánfora con azucenas. Éste es el símbolo de las catedrales de Guadix y de Almería. Y Mons. Ginés, recoge con este símbolo –y para siempre- dos realidades importantes en su vida: la catedral de Almería, que representa a la Iglesia en la que nació y creció, también a la vida sacerdotal; y la catedral de Guadix, en la que nace al ministerio episcopal. Las azucenas están sobre fondo rojo, en clara alusión al carácter martirial de las dos diócesis, Guadix y Almería, tanto en la época de los Varones Apostólicos como en la época actual.

Adornan el escudo, tres flores de lis, símbolo del apellido Beltrán en la tradición heráldica.

Debajo del escudo, una banda muestra en latín el lema de su pontificado: “para mí la vida es Cristo”, una idea que está muy presente en el escudo y que, aún más, quiere que esté presente en su vida y en el ministerio episcopal que ahora comienza.