Escrito por  el

Decreto sobre la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo

Prot. N. 2016-068-O

Don GINÉS GARCÍA BELTRÁN,

por la Gracia de Dios y de la Sede Apostólica,

Obispo de Guadix

 

LA FIESTA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

-DÍA DEL PAPA-

            La Iglesia Universal celebra el día 29 de junio la solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. La importancia pastoral de esta solemnidad de tanto significado para la comunidad católica aconseja que el Pueblo de Dios la celebre con el mayor realce, a pesar de que, desde hace años, ha dejado de ser “día de precepto” en España.

            El Concilio Vaticano II ha recordado que las fiestas de los santos proclaman las maravillas de Cristo en sus seguidores y proponen ejemplos oportunos a la imitación de los fieles (SC 111). Entre todas las fiestas de los santos la Liturgia valora especialmente las de los Santos Apóstoles, que son los testigos de la vida, la palabra y la resurrección del Señor y los fundamentos sobre los que Jesucristo quiso edificar su Iglesia.

            En la Solemnidad de San Pedro, junto a San Pablo el Apóstol de las gentes, recordamos y celebramos el valor único que San Pedro tiene en la constitución y en la vida de la Iglesia y el ministerio permanente que Jesucristo confió a los Obispos de Roma, sus sucesores, a favor de la unidad de la Iglesia. Las Iglesias particulares manifiestan y fortalecen su unidad con la Iglesia Universal por su adhesión, fidelidad y amor al Obispo de Roma, sucesor de Pedro. Esta solemnidad, pues, nos lleva directamente a la consideración del ministerio del Papa Francisco en la Iglesia.

            En la homilía de ese día se debe presentar a los fieles la importancia de la comunión con el Santo Padre en su ministerio de unidad y magisterio para la Iglesia Universal, especialmente en estos momentos tan significativos de su ministerio petrino. Signos de nuestra comunión con él serán la oración por su persona y su apostolado; también la aportación a la colecta conocida como “Óbolo de San Pedro” que debe hacerse en todos los templos de la Diócesis, para ayudar a la Santa Sede en el mantenimiento de su servicio a todas las Iglesias, particularmente a las más empobrecidas. En este año, al ser miércoles la fiesta, se adelanta al día 26, domingo.

            En Guadix, a 16 de junio de 2016.

Por mandato de S.E.R.

El Canciller-Secretario General

Manuel Millán Arjona