Sala de prensa - Diócesis de Guadix

 

Desde la parroquia de San José Obrero, de La Huertezuela (Huéneja) os queremos hacer partícipes de nuestra alegría, pues, el pasado 10 de junio, un grupo de 33 feligreses hemos recibido con mucha alegría y emoción el Sacramento de la Confirmación, por manos del administrador diocesano, José Francisco Serrano, y en compañía de nuestro párroco Marco Antonio Guerra. La celebración tuvo lugar en el entorno de una solemne Eucaristía, en la que participó toda la comunidad y que fue acompañada por el coro rociero de La Huertezuela.

El día anterior, nuestros catequistas, Antonio Izquierdo y Ana Osorio, junto con nuestro párroco prepararon un acto penitencial, acompañado por la dinámica del “árbol seco que no da fruto”. Tras la confesión, cada uno de nosotros llevó una ramita verde, que pusimos sobre el árbol seco, de modo que, al final, nuevamente verde, el árbol quedó como signo de la gracia de Dios y de los frutos del Espíritu Santo que todos recibimos.

Ese mismo día, se quedó todo a punto, sin que faltara nada, con las lecturas repartidas, las moniciones, la oración universal, el coro preparado, el sonido… en fin, todo… Solo había que esperar unas horas más. Al día siguiente, después de la celebración de la Confirmación, todos compartimos los alimentos en una fiesta fraterna.

Cuando emprendimos esta aventura con nuestros catequistas, no sabíamos si llegaríamos al final, pues depende de las motivaciones que encuentres para decidir si seguir o dejarlo. Hoy por hoy, podemos decir unánimes que nos ha gustado mucho, que se nos ha hecho corto, y que la experiencia, la sabiduría, el cariño y la fe de nuestros catequistas nos ha hecho llegar a buen puerto.

Os deseamos a todos aquellos que quieran hacer la Confirmación que no dudéis en decirle sí al Señor

P.S.J.O

 

La Huertezuela-Confirmaciones 2018

Publicado en Noticias

ENTRAR EN LA DINÁMICA DE LA GRATUIDAD

Toda la palabra de Dios de este domingo rezuma a campo, a mundo rural, a un espacio de nuestro planeta que cada vez se va despoblando más y que poco hacemos por mantenerlo y por cuidarlo (Ez 17,22-24). Estamos tan influenciados por el asfalto, que a casi todo el mundo le gustaría vivir en la ciudad porque, según dicen, hay más posibilidades para todo. Pero, me temo que estamos bastante equivocados. Hoy en día, con las comunicaciones a todo nivel, hay posibilidades de todo tipo estés donde estés.

Publicado en Noticias