Funeral en la catedral de Guadix por los tres fallecidos en el accidente de una pirotecnia

La catedral de Guadix ha acogido el funeral por los tres accitanos fallecidos en el accidente sufrido en una pirotecnia accitana. Ha tenido lugar a las 11 de la mañana, del miércoles día 14, en un ambiente lleno de emoción y de lágrimas, pero también de esperanza y de consuelo, como ha querido resaltar el administrador diocesano, José Francisco Serrano, que ha sido quien ha presidido la celebración.


Al funeral han asistido sacerdotes de la ciudad y numerosas autoridades, entre las que estaban la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y la alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea.
En la homilía, el administrador diocesano se dirigió especialmente a las familias de los tres fallecidos. “Nos reunimos -dijo- con el ánimo desecho y el dolor sobrecogido de tener que despedir a tres miembros de nuestra comunidad” Sin embargo, -continuó- “nuestra presencia esta mañana, se ha de convertir en oración por el eterno descanso de José, Eduardo y Miguel”. Y recordó que solo una semana antes, la ciudad accitana estaba celebrando a su Patrona, la Virgen de las Angustias: una advocación que recuerda el dolor que sintió la Virgen por la pérdida de su Hijo, pero que se vio recompensado por la alegría de la resurrección del Señor.
José Francisco Serrano también recordó las palabras de consuelo y de cercanía que quiso transmitir el obispo electo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, al poco de conocerse el trágico accidente. Mons. Orozco se dirigió a los afectados en un comunicado para expresarles sus condolencias, trasmitirles que rezaba por los fallecidos y los heridos, así como por las familias, y para desearles fortaleza y esperanza en el Señor resucitado.
El accidente que provocó los tres fallecidos por los que se ha celebrado este funeral ocurrió el lunes 12 de noviembre, a última hora de la tarde. Tuvo lugar en la pirotecnia María Angustias, de Guadix, y fallecieron tres trabajadores: Eduardo Huete, de 52 años; José Morales, de 55 años; y Miguel Pérez, de 30 años. Otros tres trabajadores sufrieron heridas y tuvieron que ser hospitalizados.
Antonio Gómez