Pentecostés solidario con Togo en la parroquia de Jérez del Marquesado

Hace unos meses visitaba la parroquia de Jérez del Marquesado Nuria Granados, madre de familia y catequista de Chauchina, para contar su experiencia como misionera en Togo (África), colaborando con una Fundación de los Salesianos durante los meses de verano. Ella volvió de allí impactada y también ilusionada con varios proyectos por completar: construcción de un pozo de agua, de una escuela y de una capilla.

En la parroquia de Jérez del Marquesado ilusionó la idea de colaborar con ella y, en las catequesis, se pusieron a pensar qué hacer para colaborar con esa experiencia y hacer realidad el sueño de muchos hermanos que tienen dificultades para salir adelante con normalidad, por lo que es necesaria la ayuda de todos.

Ante ello, se decidió, animados por el Espíritu Santo, festejar de una manera especial Pentecostés, como final del curso de catequesis y como final del tiempo pascual. Desde la catequesis se ha implicado a todos los grupos parroquiales (Cáritas, Liturgia, Coro,…) animándoles a ser solidarios y a salir a las calles, “rompiendo los miedos”, y haciendo de Pentecostés uno de los días más felices de la vida.

Así, tras la celebración festiva de la Eucaristía, todos salieron a la calle con pancartas de apoyo a Togo (Con-Togo, y Con-Tigo, y Con-Todos), recorriendo el itinerario que se suele utilizar en las diferentes procesiones del pueblo, manifestando que la fe o es solidaria o deja mucho que desear: ”Si decimos que amamos a Dios, al que no vemos, pero no amamos a nuestros hermanos, a los que vemos… somos unos mentirosos”, recuerda la Primera Carta de San Juan (1Jn 4,20).

Al finalizar el itinerario, en el que han participado personas de todas las edades que habían colaborado con la compra de una pulsera (“Un futuro mejor es posible… contigo””), se elaboró un bocadillo solidario con ingredientes de charcutería de todo tipo que, finalmente, se vendió en porciones.

El bocadillo tenía unos ocho kilos de peso y 1,80 centímetros de largo. Todo el relleno del bocadillo ha sido donado, así como parte del pan y de las bebidas, por los comerciantes del pueblo. A ellos y a todas las personas que han hecho posible este día, la parroquia les da las gracias.

De este modo, Pentecostés ha sido un día festivo y solidario en Jérez del Marquesado, en el que se han recaudado unos 500€, que se entregarán a Nuria Granados para que los haga llegar a su destino en Togo y terminen de acondicionar la capilla, donde los cristianos de allí celebrarán muchos momentos de su vida y la Eucaristía dominical.

               

  1. Tortosa

Párroco de Jérez del Marquesado.