Los enfermos y mayores de Huéscar reciben una visita muy especial por Navidad

Estamos en Navidad, la época del año más sensible para las personas mayores, ya que muchas de ellas están solas y no pueden compartir todo el tiempo que les gustaría con la familia y los amigos.

Por eso, cada año, para aliviar “un poco” esta soledad, los voluntarios de Cáritas Parroquial de Huéscar, junto con los niños del coro de Santa María, han llevado la Navidad a estas personas mayores. Durante toda la tarde del viernes 29 de diciembre, acompañados de los sacerdotes de la parroquia, José Antonio y Alfonso, se acercaron hasta las casas de estos ancianos para llevarles al Niño Jesús, cantar con ellos villancicos y rezar oraciones.

Fue una jornada en la que hubo todo tipo de sentimientos y, sobre todo, fue una tarde gratificante para todas las personas que participaron. Las personas mayores y sus familias manifestaron una gran satisfacción, abrieron las puertas de sus casas y sus corazones en un día tan especial cargado de ilusión y de alegría. Desde la parroquia de Huéscar se pedía al Niño Dios que con su pequeña mano amorosa siga bendiciendo a todos los mayores de la ciudad.
Desde Cáritas también dan las gracias a todos los que hicieron posible esta fiesta de alegría para los más mayores. Momentos como estos son impulsados desde el proyecto “Lazos” de Cáritas Parroquial de Huéscar, a través del cual se trabaja para que las personas mayores puedan compartir su experiencia de vida con los más jóvenes.

Mª Carmen Chillón
Trabajadora Social de Cáritas Parroquial.