El Obispo presidió la celebración de la clausura del 75 Aniversario de la Soledad, en Baza, y bendijo el Simpecado del Rocío de la ciudad

 

El domingo 19 de noviembre, por la tarde, ha sido el día elegido por la Cofradía de la Soledad para clausurar el 75 Aniversario de la llegada de su titular mariana a la ciudad de Baza. Y lo ha hecho con la celebración de una Misa Pontifical, presidida por el Obispo de Guadix, en la iglesia de la Piedad, sede canónica de esta corporación nazarena.


Mons. Ginés García, ha centrado su homilía en las lecturas de ese domingo y en la celebración de la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebraba en la Iglesia. También ha tenido palabras hacia la Virgen de la Soledad, ubicada en un altar de cultos y vestida de luto para la conmemoración de este aniversario.
El prelado accitano, ha enumerado los momentos de "soledad" que tuvo la Virgen María a lo largo de su vida y ha recordado "cómo el hombre moderno huye de la soledad, pues esta invita al silencio, y en el silencio es donde se encuentra Dios". Don Ginés ha animado a la Cofradía a seguir en su tarea evangelizadora y esta, en nombre de su hermano mayor, le ha obsequiado con un cuadro de la imagen mariana.
La ceremonia ha terminado con el canto de la Salve, interpretado por el soprano Cifriano y con un devoto besamanos para los numerosos fieles que se han congregado en el Templo de la Piedad.
Simpecado del Rocío de Baza
Antes, por la mañana, el Obispo bendecía el Simpecado de la Hermandad de la Virgen del Rocío de Baza, bordado por los talleres de Felicitación Gaviero, de Málaga. La imagen de la Virgen del Rocío ha sido donada por la Cofradía de Santiago, hermandad madrina de dicha bendición.
Durante la homilía, el prelado accitano ha comentado la parábola de los talentos leída en el Evangelio, para recordar que los talentos no son solo las capacidades que tienen las personas, sino que van más allá de los dones naturales, pues " Dios nos ha dado los talentos para hacer el bien". También, ha hecho referencia a la Jornada Mundial por los Pobres que el Papa Francisco ha convocado para ese domingo. Don Ginés ha recordado que la caridad no es opcional, es parte de la esencia del cristianismo, pues los pobres están en el corazón de Dios y de la Iglesia.
Por último, y antes de bendecir el Simpecado, ha destacado la belleza de esta obra de arte cuya hermosura es realmente la que no se ve: el misterio de cómo Dios eligió una mujer limpia y sin pecado para ser la Madre de Dios. Y ha recordado, a quienes forman esta recién nombrada Hermandad, que hagan mucho bien para la mayor gloria de Dios.
La Santa Misa terminaba con las palabras del Hermano Mayor, José Segador, dirigidas a quienes han hecho posible que la ciudad de Baza pueda contar ya con una nueva Hermandad de gloria y con la imagen del Simpecado. Agradeció especialmente al hermano mayor de la Cofradía de Santiago, Javier Molina, que haya sido esta la Hermandad madrina de la bendición. También agradeció su presencia a todos los asistentes: Alcalde, Corporación municipal, Hermandades y Cofradías, Federación de Cofradías, Hermandades del Rocío venidas desde Guadix, Santa Fe, Granada, Garrucha (Almería) y Gelves (Sevilla) y un especial agradecimiento al Obispo, su secretario y al consiliario de la Hermandad, Antonio Travé.

IMG 5360

www.semanasantadebaza.com